Fórmula 1 | GP de ItaliaEl enfado de Alonso tras su incidente con Palmer

El inglés le adelantó saltándose la chicane y el español estalló contra los comisarios por no actuar: «Debían estar tomándose una heineken»

Actualizado:

Pese a su intrascendente carrera y su abandono final, Fernando Alonso volvió a erigirse en uno de los protagonistas principales del GP de Italia debido a un incidente de carrera con Jolyon Palmer que mantuvo entretenido al asturiano durante un buen número de vueltas.

Hay que situarse en la vuelta 15. En ese momento Palmer y Alonso llegan emparejados a la segunda chicane del trazado y el inglés de Renault se ve obligado a saltársela. Palmer gana la posición ante la incredulidad de Alonso, que reclama a su equipo por radio que haga una reclamación ante la inacción de los comisarios, que en ese mismo momento debían haber obligado al inglés a devolver la posición.

No es hasta tres vueltas después, en la 18, cuando los comisarios deciden sancionar a Palmer con cinco segundos por salirse de la pista y ganar una ventaja con ello. Sin embargo, la sanción no contenta a Alonso, que sigue mostrando su enfado a través de la radio: «¿Cinco segundos? Es una broma».

Diez vueltas después del incidente, en la 25, Alonso seguía dándole vueltas al asunto: «¡Qué broma los cinco segundos... Qué broma!».

El enfado de Alonso no se esfumó hasta la vuelta 39, cuando le informaron del abandono de Palmer. «Es el karma...», respondió el asturiano, quien después de la carrera continuó hablando del asunto con un evidente enfado con los comisarios: «Palmer se saltó la chicane y se puso por delante. Normalmente las reglas son muy claras. Si haces eso le obligas a devolver la posición y ya está, pero los comisarios debían estar tomando una Heineken en ese momento».

Alonso insistió también en que la sanción de cinco segundos era insuficiente. «No, porque yo perdí diez segundos y tuve a Jolyon delante tres o cuatro vueltas más».