24 Horas de DaytonaFernando Alonso concluye en el pozo y seducido por la resistencia

Su coche acabó 38, se quedó sin opción a las 10 horas por los frenos, pero dice que «pondré en práctica lo aprendido en el futuro»

Actualizado:

Fernando Alonso cerró su primera participación en una carrera de resistencia seducido por esta modalidad. Su coche se quedó sin opción alguna a incluirse en las primeras posiciones o en algún escalón de podio muy pronto, a las 10 horas. Un problema en los frenos del Ligier que conducía junto a Lando Norris y Phil Hanson lo retiró de cualquier subasta, ya que perdió 22 vueltas en la reparación. Pero el español se ha declarado conforme con la experiencia. Así lo hizo saber en los vídeos que fue subiendo durante la prueba en su Instagram. Dijo, entre otras cosas, que «pondré en práctica lo aprendido en el futuro», en relación a esas 24 Horas de Le Mans que quiere correr en junio al volante de un Toyota. Daytona habló en portugués por el triunfo del trío formado por los lusos Filipe Alburquerque, Joao Barbosa y el brasileño Christian Fittipaldi, hijo del famoso ex piloto de F1, pasajeros de un Cadillac. El equipo de Alonso, Norris y Hanson acabó el 38.

Dicen los expertos en carreras de resistencia que se trata sobre todo de conservar el coche durante veinte horas para luchar por los objetivos en las últimas cuatro. No lo consiguió Alonso. El Ligier que tripulaba propiedad de su jefe en McLaren, Zak Brown, se resintió en el taller por un percance mecánico en los frenos y ya nada se pudo hacer.

«Teníamos ritmo para estar entre los cinco o los seis primeros», argumentó Alonso en sus vídeos en plan reportero. Pocos periodistas españoles han viajado a las 24 Horas de Daytona en esta aventura del ovetense.

Mientras los españoles Dani Juncadella y Antonio García buscaban sus expectativas en las diversas categorías de la prueba, Alonso fue cumpliendo los rituales de las citas de maratón en coche. Hizo cuatro relevos y durmió después del segundo. Unas horas para descansar y diana a las 5.20 de la mañana para conducir a partir de las 6.20.

Pero ya no había posibilidades de brillar para el asturiano, pese a que había liderado durante algunas vueltas la prueba por las paradas en boxes de sus adversarios.

«Hemos estado 40 minutos en el garaje para reparar la avería y hemos perdido nuestras posibilidades. Pero bueno, me está gustando la experiencia y voy a seguir disfrutando», comunicó por las redes sociales el piloto.

En el aprendizaje de Alonso queda ese magnífico relevo de Lando Norris, el piloto reserva de McLaren, en la lluvia de Daytona. El británico puede ser compañero del ovetense enla Fórmula 1.

Alonso condujo ocho horas en tramos alternos y en su función periodística a través de las redes confesó tener «músculos entumecidos» después del trajín de un día al volante de un coche cubierto, tan distinto de la Fórmula 1.