Giro de Lombardía

El primer colombiano en una clásica de 110 años

Esteban Chaves se impone a Diego Rosa y a Rigoberto Urán en el último monumento del año, el Giro de Lombardía

El primer colombiano en una clásica de 110 años
J. C. CARABIAS - Actualizado: Guardado en: Ciclismo

Colombia se ha apropiado del panorama ciclista en un otoño superlativo. Nairo Quintana ganó la Vuelta a España hace tres semanas, Miguel Ángel «Supermán» López, la Milán-Turín tres días atrás, y este sábado, Esteban Chaves conquistó el último monumento del curso, la clásica de los 110 años, el Giro de Lombardía que surca el norte de Milán, allí donde los lagos fronterizos con Suiza forman un paraje de belleza sin igual.

El Giro de Lombardía no tiene el peso histórico de la clasicissima Milán-San Remo, los fríos muros del Tour de Flandes, los adoquines legendarios de la París-Roubaix o el hechizo de las colinas de las Ardenas en la Lieja-Bastoña-Lieja. Posee otros motivos de fascinación, el hermoso tránsito hacia la Madonna del Ghisallo, el puerto que el Papa Pío XII proclamó patrón universal de los ciclistas en 1948. Una antorcha bendecida por el Papa fue desde Roma hasta el santuario por una comitiva de ciclistas a relevos. La última posta correspondió a Gino Bartali y Fausto Coppi.

Carrera de tradición y orgullo en Italia que se inauguró en 1905, resistió a las Guerras Mundiales y que suele cambiar de fisonomía y final de trayecto en las últimas décadas.

La edición de este año regaló cinco subidas de categoría (Ghisallo, Valcava, San Antonio Abbandonato, Miragolo San Salvatore y el Selvino) antes de penetrar en la ciudadela amurallada de Bérgamo y conclusión en un descenso de dos kilómetros.

Ese recorrido fantástico deparó un desenlace previsible. Debía protagonizarlo un colombiano. Dos estuvieron en el tramo decisivo, Urán (Cannondale) y Chaves (Orica), junto al rematador italiano Diego Rosa (Astana) y Bardet (Ag2r).

Se le escapó la fuga ganadora a Valverde, Aru y tantos otros que esperaban un colofón a la temporada. Pero el año viene teñido de Colombia y la resolución certificó este momento. Atacó Rosa tratando de zafarse de sus compañeros y también lanzó el sprint, ansioso por acabar. Chaves sujetó su rueda, le mantuvo a un metro y lo fulminó con la raya a la vista. Otro éxito de Colombia en este otoño sin igual.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios