Landa tira de Froome en el último Tour de Francia
Landa tira de Froome en el último Tour de Francia - AFP
Ciclismo

Movistar se queda con el futuro de Mikel Landa

El alavés correrá en 2018 y 2019 en el equipo español, con el que quiere pelear por el triunfo en el Tour

Actualizado:

Durante los últimos cien días Mikel Landa no ha dejado de recibir ofertas. Cada vez más suculentas. A medida que soltaba exhibiciones en los Dolomitas del Giro y los Alpes del Tour, los grandes equipos del UCI World Tour le ponían mucho dinero sobre la mesa. La baraja de proposiciones estaba llena de cartas: del Astana, el BMC, de los Emiratos (UAE), de Bahrein, del Trek y también el Sky, su actual equipo, que quería renovarle. Pero más que fortuna, el alavés buscaba reconocimiento. «Ser el líder en una gran vuelta», declaró. No quería estar más al servicio de Aru, como en 2015, o de Froome como en el pasado Tour. Y al final, Landa ha elegido irse las dos próximas temporadas al Movistar, que le ha prometido esa libertad. El buque insignia del ciclismo español le recibe como el relevo para la generación de Valverde y Contador. El Movistar se queda con el futuro. Landa. «Creo que lo mejor de Mikel está por venir», apuesta Eusebio Unzúe, mánager de la escuadra y antiguo director de Induráin y Delgado.

No es una decisión fácil irse del Sky, una entidad que dobla el presupuesto del Movistar. La escuadra británica dispone de un talonario ilimitado para contratar estrellas. Sus rivales saben que en el próximo Tour, el Sky tendrá los mejores guardaespaldas. Landa aspira a ser uno de esos adversarios. Se ha visto este año con talla para pelear por la Grande Boucle. Y, por eso, más que dinero, ha buscado un conjunto que le permita pelear contra al Sky. Hace tiempo que Unzúe quería a Landa. Trató de ficharle en 2013, cuando el alavés pertenecía al Euskaltel. Landa le dijo entonces que no podía, que los pesos pesados del equipo vasco habían prometido quedarse juntos para evitar el cierre de la escuadra. Al final, el Euskaltel desapareció y Landa acabó en el Astana kazajo. Con ese maillot y frenado en favor de Aru, fue tercero en el Giro 2015. Se hartó de que le pusieran bozal y aceptó la oferta del Sky. Allí le prometieron que sería líder en el Giro. Pero cumplieron a medias en la pasada edición de la ronda italiana. A su lado, con el mismo rango, colocaron al galés Geraint Thomas. Eso, esa falta de confianza, dolió a Landa.

«Nunca más como gregario»

Thomas y él se cayeron en la subida al Blockhaus por culpa de una moto mal ubicada. Thomas se retiró. Landa siguió pese a no tener opciones en la general del Giro y fue el mejor en las tres etapas dolomíticas. Su imagen quedó grabada en las paredes blancas del Stelvio. El Sky le pidió un servicio más: ayudar a Froome en el Tour. Y eso hizo. Acudió a la ronda gala sin prepararla y la terminó más fuerte que su líder. Otra vez. «Han frenado mi manera de correr», lamentó tras quedarse a sólo un segundo del podio final. Nunca más. Lo tenía claro: la posibilidad de renovar por el Sky estaba definitivamente tachada. Ya antes del Tour, desde la primavera, el mejor candidato era el Movistar.

Telefónica, patrocinador del equipo, quería a Landa. Es una apuesta de la multinacional, que no podía dejar escapar al mejor ciclista del país. Ya en su día había intentado contratar a Contador, sin éxito. El Movistar actual tiene dos líderes, el incombustible Valverde, de 38 años, y el colombiano Quintana, una estrella que ha perdido brillo. El contrato del murciano, que se recupera a buen ritmo de la grave caída sufrida en el Tour, acaba en 2018; el de Quintana, en 2019. El suramericano, pese a los movimientos de su representante para buscarle hueco en otra escuadra, seguirá en el Movistar. Eso genera una duda: ¿Quién será el líder, especialmente en el Tour?

En la negociación, Landa ha dejado claro ese extremo. «Nunca más iré a una vuelta como gregario, si yo no quiero», zanjó durante el Tour. Para Telefónica, el gran objetivo del calendario es la ronda gala, muy por delante del Giro. Landa está enamorado de la carrera italiana, pero en julio comprobó que también el Tour está al alcance de su enorme y creciente talento. En la negociación con Movistar ha pesado la marcha del equipo español de ciclistas como Gorka Izagirre (se va al Bahrein) y Jonathan Castroviejo (Sky). Landa veía cómo su futura escuadra se debilitaba. De nuevo, su motivación para elegir maillot para 2018 y 2019 era la deportiva: tener un poderoso equipo a su lado para asaltar el Tour. Al final, ha llegado el acuerdo. A sus dos líderes, Valverde y Quintana, el Movistar suma a Landa, el nuevo número uno para el Tour.