TENIS

Ricky Ojeda espera a su rival «tras ganar como el Atleti»

El portuense jugará este miércoles en la localidad bosnia de Banja Luka por un puesto en cuartos después de remontar «de milagro un partido que tenía totalmente perdido»

CádizActualizado:

«A veces toca ganar como el Atleti». Así definió Ricky Ojeda en su perfil de Facebook su reñida victoria del pasado domingo en el Challenger que está disputando en Banja Luka (Bosnia). Porque «fue complicado», cuenta el portuense desde la ciudad bosnia, donde no para de llover. Debido a ello, la competición ha hecho un alto en el camino y habrá que esperar a mañana para su enfrentamiento de octavos de final.

Ojeda, que ya tiene casi que metido en el bolsillo su presencia en la previa del Open de Australia del próximo mes de enero gracias a su espléndido triunfo en el Challenger de Meerbusch (Alemania), está creciendo mucho este verano. Una prueba de ello fue su agónico triunfo ante el checo Petr Michnev, donde el poder mental del portuense fue clave para resucitar de las cenizas cuando el tercet set señalaba un 5-2 y una bola de partido para su rival. «Gané de milagro, pero supe guardar la calma cuando tenía bastante perdido el partido. Creo que a él le aparecieron los nervios a la hora de cerrar el partido y yo supe levantarme. Ya con el 5-5 estuve muy bien y cerré el partido con dos juegos en blanco incluso», cuenta de su victoria ‘in extremis’ por 2-6, 6-0 y 7-5.

La lluvia en Banja Luka ha frenado un día la competición, momento clave para que Ricky recobre energías. No sin antes jugar el partido de dobles que tiene mañana haciendo equipo con su compañero de academia en Valencia Carlos Taberner. con quien también se puede medir en octavos.

Más tranquilo

Gracias al Challenger logrado en Alemania, Ricky se ha ganado prácticamente un pasaje para la previa del Open de Australia, su objetivo al comienzo de la temporada estival. De ahora en adelante, irá sin prisas.

«Es cierto que con eso de que ya casi he conseguido el objetivo puedo competir con mayor tranquilidad en los ‘challenguer’. Intentar mejorar en mis defectos siempre se hace pero es normal que sin presión pueda centrarme más en hacerlo durante una competición dura como son estas. Pero tampoco es eso, porque si de mejorar mis golpes y mis fallos más comunes se tratara estaría jugando torneos menores, donde se ganan más partidos a un nivel inferior y todo es más bonito. Ni mis preparadores ni yo queremos eso. Para mejorar hay que jugar este tipo de torneos, donde hay sacrificio y en el que se sufre bastante en cada partido debido al nivel de los tenistas», explica Ricky, al que después de este Challenguer en Bosnia le quedan dos para terminar septiembre. La semana que viene estará en Rumanía y la siguiente en Italia.