Final Four 2017 El Madrid, sin apenas apoyo en una ciudad blindada

La inquietud por la inestabilidad de Estambul disuade a los aficionados del Real Madrid de acompañar a su equipo en la Final Four

Llull, durante el √ļltimo partido que jug√≥ el Madrid en Estambul, frente al Darussafaka
Llull, durante el √ļltimo partido que jug√≥ el Madrid en Estambul, frente al Darussafaka - EFE
JAVIER P√ČREZ DE LA CRUZ Estambul - Actualizado: Guardado en: Deportes Baloncesto

El estadio Sinan Erdem será un infierno el viernes para el Real Madrid en la Final Four. Y es que, además de jugar en casa del rival, la afluencia de seguidores del conjunto blanco será muy reducida. La razón: la turbulencia social que vive Turquía y, en especial, Estambul, la capital más grande del país. La ciudad del Bósforo ha sufrido numerosos atentados durante los últimos 14 meses. El verano pasado sus calles incluso fueron escenario de un intento de golpe de Estado que acabó con la vida de 248 personas.

«Yo no voy a acudir precisamente por la seguridad. Es intolerable que se realice una final europea en un país con tan poca estabilidad», ha explicado a este periódico Roberto, un abonado del Real Madrid. El Ministerio de Exteriores no desaconseja el viaje a Estambul, pero sí recomienda «mantener una actitud de extremada prudencia y vigilancia en los desplazamientos a Turquía». Y aunque también señala que se debe evitar «todo tipo de manifestaciones o aglomeraciones», desde la Embajada de España en Turquía en ningún momento se ha mostrado preocupación por la seguridad en la Final Four.

Las autoridades turcas se han empleado a fondo para garantizar que no haya problemas durante los encuentros. «El Ayuntamiento Metropolitano de Estambul ha trabajado entre seis y siete meses para preparar todo. Las infraestructuras se han remodelado completamente», ha asegurado Ismail Ozbayraktar, responsable de la Concejalía de Deportes. «Se han instalado 650 cámaras [en el estadio]. Podremos verlo todo, incluso si alguien pestañea», ha añadido.

Tras el último atentado sufrido en Estambul, ocurrido la pasada Nochevieja en la discoteca Reina, Jordi Bertomeu, director ejecutivo de la Euroliga, reafirmó que la Final Four se jugaría en la ciudad turca. «Obviamente las medidas de seguridad serán más estrictas que las de Berlín, pero no se cambiará el lugar».

La ciudad de Estambul estaba representada hasta con cuatro equipos en la fase regular de la Euroliga y son muchos los partidos de esta competición que se han disputado en la antigua capital otomana. Esta es otra de las razones esgrimidas para defender la decisión.

Para las semifinales y la final, la organización aconseja a los aficionados acudir al estadio lo antes posible, pues «los protocolos de seguridad pueden tomar más tiempo del esperado».

Tan solo doscientos seguidores madridistas viajarán a Estambul para apoyar a su equipo y la mínima presencia blanca será ensombrecida por la hambrienta hinchada del Fenerbahçe. Apenas hora y media tardaron en agotarse las entradas cuando salieron a la venta, según lo anunciado por Ilker Ayci, presidente del consejo de administración de Turkish Airlines, patrocinador de la competición.

El equipo dirigido por el mítico Zeljko Obradovic nunca ha ganado el título continental y su afición cree que a la tercera Final Four irá la vencida. Tras la derrotas en Berlín (2016) y Madrid (2015), los turcos ven la Euroliga mucho más cerca que nunca.

Toda la actualidad en portada

comentarios