Jon Rahm sigue rompiendo moldes en el mundo del golf
Jon Rahm sigue rompiendo moldes en el mundo del golf - AFP
Golf

Jon Rahm ya es número tres del mundo

Con su segundo puesto en Hawái, el español iguala en precocidad a Woods, McIlroy y Spieth

MadridActualizado:

Como sucede con los grandes genios, el diccionario pronto se queda pequeño ante sus logros y es mejor dejar que las cifras hablen por si mismas. En año y medio como profesional Jon Rahm ha ganado ya tres torneos de golf y ha sido segundo en otros cuatro; pero lo que es más importante es que después de su subcampeonato de ayer en Hawái se ha colocado en el tercer puesto del ránking mundial.

Este hecho logra mayor trascendencia cuando se pone en perspectiva con la edad que tiene. En el ámbito general, le sirve para consolidarse como el cuarto mejor golfista español de todos los tiempos, ya que solo Seve Ballesteros (número uno) y José Mari Olazábal y Sergio García (dos), llegaron más alto que él en la tabla. Mas, en la comparativa con lo que consiguieron otros deportistas a su misma edad (22 años), es donde se aprecia la importancia de lo que ha conseguido: únicamente Tiger Woods, Rory McIlroy y Jordan Spieth se colaron entre los tres primeros del planeta apenas superada la veintena.

En el torneo inaugural de 2018 celebrado en Kapalua, reservado a los campeones de la campaña pasada, el español solo se vio superado por quien ya empieza a ser su bestia negra: Dustin Johnson (-24). El norteamericano volvió a arrebatarle el triunfo como ya hiciera en los mundiales de México y Austin, pero eso, lejos de molestarle, es un acicate para Jon. «Dustin es un magnífico jugador y el número uno del mundo -comentó el de Barrica- y no puedo hacer otra cosa que seguir trajando para superarle. Tengo que mejorar en los greens para lograrlo». En efecto, de no haber sido por los putts fallados, Rahm (-16) podría haber saltado la banca en el archipiélago.

En la última jornada Johnson tuvo que emplearse a fondo para manterer el liderato y para ello firmó la mejor vuelta del torneo (65). Y el español, que arrancó tercero, fue remontando y quitándose rivales de encima hasta acabar segundo en solitario después de sellar una tarjeta de 69 golpes, con tres birdies en los cinco últimos hoyos. Una gran actuación que augura grandes cosas para este nuevo año.

Mientras llega ese momento, el vasco va a tomarse dos semanas de descanso para disfrutar de lo obtenido y poder deleitarse con las cifras que ya acumula en su carrera: ha jugado 37 torneos y ha quedado 14 veces entre los cinco primeros (es decir, en dos de cada cinco). Este chico no tiene límite.