Liga Iberdrola

Pons: «Hemos dado pasitos, ahora daremos zancadas»

La portera aterriza en Zaragoza durante unos meses para frenar los goles del rival y aportar su extensa experiencia

Mariajo Pons
Mariajo Pons - Fabián Simón

Señala que en el Zaragoza CFF hay buenas instalaciones, bebidas en los entrenamientos, material suficiente para trabajar... Como si fuera algo extraordinario. Lo era, hasta hace no mucho tiempo. Lo ha vivido en su piel. Recién aterrizada al club aragonés, María José Pons tiene mucha batalla en sus piernas y sus guantes. Con 32 años, ha vestido las camisetas del Sabadell, del Español, del Barcelona, del Levante, del Valencia y de la selección española. Ha probado qué se siente al dirigir a otras niñas que, como ella, prefirieron el balón, pero que, al contrario que ella, ya tienen referentes y un futuro algo más claro.

No pudo rechazar la llamada del Zaragoza, aunque sea por unos meses, significaba volver a estar en la Liga Iberdrola, la élite del fútbol femenino en España, que cada vez mira con más orgullo hacia arriba. Porque no es fácil llegar a Primera división ni fue fácil el camino hasta aquí.

Pons siempre ha ido un poco contracorriente. «Portera, sí. Empecé de jugadora y me gustaba mucho, pero veía que no destacaba. Lo dejé un año. Al volver, mi padre dijo que me hicieran una prueba de portera y en ese momento decir que eras portera era algo excepcional, y ahí me quedé. Pero es más difícil llegar a los grandes clubes, solo hay dos plazas para guardametas. Salvo el Barcelona o el Athletic, no hay capacidad para cubrir ese puesto con tres plazas», afirma Pons, que también tuvo unos inicios distintos al de muchas compañeras. «En Sabadell, donde empecé, tenían equipos de chicas de todas las edades, así que nunca he tenido que jugar con chicos».

Más nivel

Es lo que buscan ella y el Zaragoza Club de Fútbol Femenino: que las nuevas generaciones ya tengan el camino algo más allanado. Por eso el club aragonés apostó pronto por encontrar cantera. En la actualidad, 150 niñas juegan en el club, en nueve categorías diferentes. «Es la única forma de seguir avanzando. Antes tenías a unas jugadoras que destacaban y el resto complementaba. Ahora no. El Barcelona, por infraestructuras y por profesionalización, está un paso o dos por delante, pero en lo deportivo el Valencia o el Athletic le van a la par. Y ya no son cuatro equipos muy buenos y el resto no. Ahora tienes cuatro equipos muy buenos y los demás buenos, que han elevado la calidad de toda la liga».

También lo dice de la selección española. «El salario no siempre es lo más importante, pero sí es un dato relevante. Hasta hace poco te daban unas dietas que para muchas chicas no compensaba faltar al trabajo esos días de concentración. Jorge Vilda está dando aire: hay amistosos, se trabaja mucho la imagen, la preparación... En la próxima Eurocopa van a hacer un gan papel. Estoy segura».

Preparada está ella para afrontar estos meses en Zaragoza. Llega para ocupar la baja de Patricia Larqué, sancionada con cinco partidos por agresiones verbales. «Los árbitros tienen unos criterios y hay que respetarlos. Aunque a veces ves patadas que lesionan a la rival que se quedan en una expulsión de un solo partido», comenta. No obstante, quiere aprovechar estar de nuevo en la portería no solo para evitar hoy los goles de su exequipo, sino para poner a disposición de las jóvenes toda su experiencia. «¿Entrenadora? Si se potenciara un poco más sería una profesión. Ahora todavía es un hobby, y compaginarlo es imposible. Si es difícil para los chicos llegar, para las chicas todavía más. Pero si hasta el momento se daban pasitos, ahora vamos a dar grandes zancadas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios