El escritor briitánico Terry Pratchett
El escritor briitánico Terry Pratchett - AFP

El albacea de Terry Pratchett destruye sus novelas inacabadas con una apisonadora

Rob Wilkins, que fue su asistente y gestiona su legado, ha cumplido así el deseo del escritor británico, fallecido en 2015

LondresActualizado:

El albacea del escritor británico Terry Pratchett, fallecido en marzo de 2015, anunció que ha cumplido el deseo del autor de la serie «Discworld» al destruir un disco duro con sus novelas inacabadas con una apisonadora.

Rob Wilkins, que fue asistente de Pratchett y gestiona su legado, anunció a través de Twitter que ha cumplido su «obligación» de pulverizar el disco duro, aunque no especificó cuántos manuscritos estaban grabados en su interior. Poco después de la muerte del escritor a los 66 años, su amigo y autor Neil Gaiman detalló al diario «The Times» que Pratchett no quería que nadie completara trabajos suyos inacabados después de su muerte.

Pratchett, que falleció tras padecer alzhéimer, quería que «cualquier cosa en la que estuviera trabajando en el momento de su muerte fuera recogida junto con sus ordenadores y todo ello se situara en medio de una carretera para ser arrollado por una apisonadora», describió Gaiman.

Rob Wilkins, en el momento en el que ha destruido el disco duro
Rob Wilkins, en el momento en el que ha destruido el disco duro- AFP

El disco duro destruido quedará expuesto en el Museo de Salisbury, en el sur de Inglaterra, que el 16 de septiembre inaugura la exposición dedicada al autor «Terry Pratchett: His World». El responsable de esa exhibición, Richard Henry, relató que la operación de pulverizar el disco duro fue más compleja de lo esperado. «La apisonadora aniquiló por completo los bloques de piedra que estaban debajo, pero el disco sobrevivió mejor de lo que habíamos pensado, así que lo acabamos metiendo en una trituradora de piedras y finalmente lo logramos», afirmó.

Algunos medios británicos calculan que Pratchett pudo dejar cerca de diez obras inacabadas, aunque Henry rehusó comentar qué material había en el disco duro para no «arruinar la magia». El escritor inglés publicó durante su carrera 70 libros, de los que vendió más de 70 millones de copias y fueron traducidos a 7 idiomas.