Intervención arqueológica en el campamento romano A Pena Parda, en el municipio de A Fonsagrada
Intervención arqueológica en el campamento romano A Pena Parda, en el municipio de A Fonsagrada - EFE

Un grupo de arqueólogos inicia la investigación de un gran campamento romano en Galicia

Localizado en 2015 pero todavía sin analizar, se trata de un asentamiento situado a 865 metros de altitud que ocupa unas 10 hectáreas de terreno

Actualizado:

Un grupo formado por seis arqueólogos ha iniciado hoy los trabajos de investigación para tratar de determinar la importancia patrimonial de un nuevo campamento romanolocalizado en Galicia en el año 2015, concretamente en la zona de A Pena Parda, en el municipio lucense de A Fonsagrada.

Este proyecto de investigación, promovido por el propio Ayuntamiento de A Fonsagrada y financiado por la Diputación Provincial de Lugo, será desarrollado por el departamento del grupo de investigación Síncrisis, del departamento de Historia de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), con la colaboración de investigadores y profesores de las universidades de Oviedo, Braga (Portugal), Durham, Exeter, Edimburgo (Reino Unido) o Leiden (Holanda).

Se trata de un asentamiento situado a 865 metros de altitud, que ocupa unas 10 hectáreas de terreno, o lo que es lo mismo una superficie equivalente a diez campos de fútbol, y parte del recinto penetra en el municipio asturiano de Santa Eulalia de Oscos.

El director de este proyecto, José Manuel Costa, explicó a EFE que el campamento tiene dimensiones suficientes para albergar a una legión completa, formada por más de cinco mil soldados, y la investigación planteada parte de la hipótesis de que puede tratarse de un asentamiento militar temporal de la época romana altoimperial, entre los siglos I y III d.C.

La fortificación se encuentra muy degradada por el paso del tiempo, de modo que sólo pudo ser localizada gracias al sistema LIDAR, «un barrido láser», precisó José Manuel Costa, que permite precisar mucho «la topografía del terreno».

El objetivo de este proyecto de investigación, aclaró, es «reconocer todo el perímetro», comprobar cuáles son aquellas zonas donde la fortificación se conserva mejor, realizar «una prospección en superficie» y realizar una «cata arqueológica» para «ver las defensas» del campamento.

Se trata, precisó, de «ver lo que hay y qué se puede hacer» con este yacimiento, para tratar de «ponerlo en valor desde el punto de vista patrimonial».

Esta primera fase del proyecto de investigación, que se dará por concluida sobre el terreno el próximo domingo -día 8-, también permitirá realizar «una reconstrucción en 3D de la topografía» de la zona, gracias a la utilización de un dron que permitirá realizar fotografías aéreas del campamento.