Cultura

Aparece un submarino británico destrozado por un carguero alemán en 1940

El barco iba fuertemente armado y lanzó un ataque devastador contra el HMS Tarpoon, hallado a 50 millas de la costa danesa, a 40 metros de profundidad

El pecio tenía las escotillas abiertas
El pecio tenía las escotillas abiertas - JD Contractor
ABC - abc_cultura - Actualizado: Guardado en:

Cerca de Dinamarca, a 50 millas de la costa y a una profundidad de 40 metros ha sido hallado el pecio de un submarino inglés hundido por un mercante alemán. La batalla fue breve pero muy cruenta. Hace 76 años, el 10 de abril de 1940, el submarino HMS Tarpon solo pudo disparar dos torpedos al carguero alemán, que iba fuertemente armado. De hecho, los buzos han podido inspeccionar las huellas del contraataque del carguero, que disparó sobre él una lluvia de cargas de profundidad, con la fortuna (para el carguero) o la mala fortuna (para los 50 tripulantes británicos fallecidos) de que una de las cargas reventó el submarino bajo la torreta. El pecio evoca la dureza de los días de aquella guerra. Los restos tendrán tratamiento de tumba de guerra.

La pasada semana los buzos daneses que lo han encontrado han relatado que algunas de las escotillas del submarino estaban abiertas, además de que vieron los grandes daños estructurales que la nave tenía en la zona de la torre. Dos tubos lanzatorpedos vacíos ratificaron los relatos de la época, antes de recibir un contraataque devastador.

Submarino de la clase T, HMS Trident, gemelo del HMS Tarpoon
Submarino de la clase T, HMS Trident, gemelo del HMS Tarpoon

El arqueólogo británico especializado en pecios de las Guerras Mundiales, Innes McCartney hizo el descubrimiento junto a Gert Normann Andersen, propietario del Museo de la Guerra danés. McCartney se ha especializado en el campo de batalla de Jutlandia y en los pecios de ese enfrentamiento y de la I Guerra Mundial.

Familiares de los marinos naufragados en este submarino han sido informados y han mostrado su sorpresa. Sheila Summer, de 77 años, que solo tenía 11 meses cuando su padre, Reginald Kellond, maquinista del submarino, moría con 31 años, declaró al diario The Guardian: «Ni se me pasó por la cabeza que pudiera ser encontrado. Ver imágenes de los restos y pensar en que mi padre yace allí ha removido muchos sentimientos».

La hélice del submarino hundido en abril de 1940
La hélice del submarino hundido en abril de 1940- JD Contractor

Antes de partir en ese viaje del que ya no regresaría, según el mismo periódico, el marino escribió a su mujer una carta en la que se interesaba por la salud de la niña y lamentaba no poder verse antes de partir en su última misión, que consistía en torpedear los cargueros que abastecían las costas de Noruega, cuando estaba en poder de los nazis.

Hundido en segundos

El submarino de la clase T, de 84 metros estaba erguido sobre el fondo marino, casi recto. Junto al pecio hay un cráter que según Innes McCartney se debe a una de las potentes cargas de profundidad que le lanzó el carguero que detectó su presencia con sónar y con el avistamiento de su periscopio.

Al parecer recibió varios impactos sin poder evitarlo en esa escasa profundidad, y según informa McCartney, el daño fue tan generalizado que debió de inundarse en segundos.

Imagen de sónar del pecio
Imagen de sónar del pecio- JD Contractor

«Lo más importante para el Ministerio de Defensa británico es cómo proteger estos pecios que hoy en día pueden ser expoliados, o dañados por arrastreros y chatarreros. Lo más importante es que se trata de tumbas de marinos británicos».

Cabe recordar aquí que España tiene pecios desde la edad moderna repartidos por todo el mundo, en los que descansan miles de marinos españoles de la Península de las provincias americanas del imperio. Son tumbas de guerra en su mayor parte, buques de Estado, pero los cazatesoros solo ven en ellas minas de metales preciosos y antigüedades. Está pendiente hallar la forma de protegerlos, una misión que atañe a la comunidad iberoamericana de naciones, y que en España debe ser tomado muy en serio. Según la Ley de Navegación, la Armada debe ser informada de cualquier aproximación al pecio de un buque de Estado.

La estructura tenía daños muy graves
La estructura tenía daños muy graves- JDContractor
Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios