Anatomía del anuncio del año: «Scary Clown Night», de Rodrigo Cortés

La campaña para Burger King realizada por el cineasta y colaborador de ABC arrasa en los premios del Club de Creativos de publicidad

Actualizado:

No hubo apenas tiempo, explica Rodrigo Cortés: «De cero a cien en ocho días». Con esas siete palabras, el cineasta resume cómo realizó el anuncio televisivo «Scary Clown Night», una campaña de Burger King producida por Only925 para la agencia Lola MullenLowe, que fue emitida en 35 países el pasado mes de noviembre, coincidiendo con la noche de Halloween. Ahí no acaban los sustos. «Cuando digo de cero a cien, incluye desde que me llaman Pancho Cassis y Tomás Ostiglia, de la agencia creativa, hasta que se emitió».

El riesgo valió la pena. La campaña protagonizada por malvados payasos en una lúgubre persecución urbana resultó estremecedora e impactante, como lo han sido los premios recibidos en la gala del Club de Creativos, el certamen más importante del sector publicitario en España celebrado en el Kursaal donostiarra el pasado sábado. El anuncio dirigido por Rodrigo Cortés fue la campaña más premiada de la noche: cuatro Oros, una Plata y el Gran Premio del festival, llamado Gran Premio Nacional de Creatividad. Una locura.

La idea era «pensar en la narratividad, aprovechar el lujo de 90 segundos y aquella libertad inusual en publicidad, que no sólo permitía, sino que estimulaba la agencia: iluminación oscura, vocación narrativa que no es la mera venta del producto, esos payasos con linternas que arrojan manchas de luz...». Pero solo había ocho días «para localizar exteriores, obtener permisos de rodaje, diseño de vestuario, maquillaje, reunir el equipo, rodar...» Y todo lo demás. ¿Cuándo se acaba un anuncio? «Recuerdo que acabamos de rodar un sábado por la mañana y de allí me fui a montar porque a la 01 a.m.del domingo esperaban el montaje los creativos de Lola MullenLowe y Fernando Manchado, global chief marketing officer de Burger King en Florida». No había un minuto que perder.

Una vez presentado al cliente -y aprobado-, vino la postproducción: color, diseño de sonido, efectos especiales... Y al séptimo no descansó y al octavo se emitió. La historia apoyaba la idea de que Burger King regalaba un Whopper a todos los que acudieran a sus establecimientos disfrazados de payasos en la noche de Halloween. Los resultados fueron apabullantes: en 1.500 restaurantes de todo el mundo, más de 110.000 payasos reclamaron su Whopper gratis. Las ventas globales subieron un 15% y la asistencia a Burger King creció un 21%. Y hubo más de 2.000 millones de impactos en centenares de medios de todo el mundo que acabaron hablando del anuncio (desde «Time» o «Fox News» a «Los Angeles Times»). Para desesperación de otra célebre cadena, nunca antes se habían visto tantos payasos de McDonalds entrando en los restaurantes de la competencia.

El cineasta corrió ese esprint y luego terminó de montar su próxima película, «Down a Dark Hall» que se estrenará en Estados Unidos en agosto. Protagonizada por Uma Thurman, es su mayor proyecto desde «Luces Rojas», con Robert de Niro. Mientras llega el día del estreno, los lectores de ABC pueden seguir leyendo sus Terceras y, cada día, el verbolario.