Los padres agustinos, en la parroquia.
Los padres agustinos, en la parroquia.
CELEBRACIÓN

Una amistad de 400 años con Cádiz

Los agustinos celebran el IV centenario de su llegada a la ciudad; una historia que es posible gracias a la comunión y colaboración entre religiosos y laicos

CÁDIZActualizado:

‘Una amistad de 400 años’ es el lema que han elegido los padres agustinos para celebrar el 400 aniversario de su llegada a Cádiz. Paulino Abajo, José Manuel Morales, Julián Fernández y Marcos Peña forman la comunidad agustina que ahora mismo hace posible que esta amistad se mantenga después de tanto tiempo. Para todos ellos este aniversario es un acontecimiento muy importante con el que quieren dar a conocer la bonita unión que existe entre la orden y esta ciudad.

El padre Julián lleva veintidós años en Cádiz, José Manuel, diez, y Paulino y Marcos llegaron hace tres años a la parroquia de la Plaza de San Agustín. Este IV centenario de la orden en la ciudad se les presenta como una gran oportunidad para relanzar la parroquia. «Tenemos dos objetivos: reavivar los grupos de adolescentes contando con jóvenes de las dos cofradías que son Humildad y Buena Muerte y restablecer el grupo de Madres Mónicas, que son madres que rezan por sus hijos», comenta el padre Marcos. Para los religiosos es muy importante poder contar con los jóvenes de las cofradías durante todo el año y formar los grupos Tagaste y Casiciaco para dar continuidad a la formación pastoral.

Marcos Peña ya estuvo destinado en los años noventa en Cádiz y reconoce que han cambiado las cosas. «La parroquia es pequeña y se reduce cada vez más porque es de personas mayores ya que los matrimonios jóvenes se van a vivir fuera de Cádiz. Nosotros nos adaptamos a la situación que tenemos. Es una parroquia más sacramental y de acompañamiento espiritual y atención a las personas, con eso estamos completamente volcados hacia todo el que lo necesite».

La situación de este templo hace que reciba numerosos fieles a diario. El padre Marcos explica que «aunque como parroquia no nos pertenecen muchas calles, la iglesia está muy céntrica y pasa mucha gente por aquí». Cuando aún existía el instituto del Rosario los padres agustinos daban clases de religión y tenían una continua relación con el centro docente. «Eso hacía que hubiera más gente joven», afirma el religioso.

Los cuatro agustinos que forman esta comunidad son los sucesores y representantes de otros muchos que estuvieron antes y contribuyeron a la historia de la orden en la ciudad. Este presente se ha conseguido gracias a un pasado que no fue sencillo para la orden. El agustino José Manuel Morales ha repasado estos 400 años de historia que comenzaron un 23 de noviembre de 1617 en la que se conocía como plazuela de Pedro Vidal. Morales explica que «tal y como está escrito en el frontis de la entrada principal, en 1647 estaban terminados el monasterio y la iglesia. Desde el puerto de la ciudad embarcaban los religiosos que iban destinados a las Islas Filipinas, de ahí la familiaridad de Cádiz con la historia de los agustinos».

Pero además, Morales destaca acontecimientos históricos y curiosos que han unido a la orden con Cádiz como la guerra contra los franceses en 1810 cuando este convento era el único agustino de Andalucía y los frailes «se desprenden de todo, la plata y los objetos valiosos se transforman en sumas considerables para sostener al Gobierno y a los ejércitos nacionales». Y por supuesto se refiere a la Desamortización de Mendizábal de 1835 cuando la iglesia pasa a manos del obispo y la casa es para el Estado. «El Cristo de la Buena Muerte fue testigo silencioso de muchos saqueos, vandalismo… lo adquirió en una de aquellas infames subastas una familia gaditana, los señores de Casanova y fue más tarde devuelto generosamente a los agustinos sin pedir un centavo».

Como comenta el padre Morales en 1915 los agustinos «reconquistan Cádiz» y es ya en 1965 cuando la iglesia conventual empieza a funcionar como iglesia parroquial, una circunstancia que se mantiene hasta la actualidad. «Hoy más que en otros tiempos, una orden religiosa ni se entiende ni tiene futuro sin el afecto, la colaboración y la integración de los laicos», concluye Morales.

Distintos actos para celebrar la efemérides

Desde el pasado sábado ya se han celebrado un par de actos previstos en esta conmemoración. El prior provincial Agustín Alcalde presidió la misa de acción de gracias que contó con una respuesta muy positiva por parte de los feligreses. Esta última semana tenía lugar también una conferencia del catedrático de historia, Manuel Bustos, en la que habló sobre las claves históricas de los primeros tiempos de los agustinos en Cádiz. Al margen de esas dos citas, esta misma semana el agustino Santiago Isunza disertará sobre San Agustín, amigo y compañero de inquietudes y búsquedas. Pero además, los padres agustinos tienen prevista una representación teatral, un concierto... y además internamente la intención es dar mayor importancia a las fiestas propias como la conversión de San Agustín, el día de San Agustín, el de Santa Rita... La clausura de esta efemérides será en el mes de noviembre, el día 26 con una Eucaristía.