Fervor y devoción por la Virgen del Rosario que fue coronada canónicamente en 1947.
Fervor y devoción por la Virgen del Rosario que fue coronada canónicamente en 1947.
DEVOCIÓN

Las advocaciones marianas coronadas en Cádiz

La primera en recibir este privilegio fue la Virgen del Rosario en 1947; la última coronación fue la de María Santísima de los Dolores de Servitas en 2011

CÁDIZActualizado:

La Virgen del Rosario, la Virgen de la Palma, María Auxiliadora, la Virgen del Carmen y María Santísima de los Dolores de Servitas son las cinco imágenes de Cádiz que están coronadas canónicamente. Esta distinción supone sobre todo destacar la antigüedad y devoción por una advocación mariana mediante la imposición solemne de una corona.

Cronológicamente, la primera en recibir este privilegio fue la Patrona, coronada el 4 de mayo de 1947 por el cardenal y arzobispo de Sevilla Pablo Segura. El fervor hacia la Alcaldesa Perpetua existe desde hace muchos años a partir de sus intervenciones milagrosas en las epidemias de 1681 y 1730 así como su mediación en el maremoto de 1755. En aquella ocasión los gaditanos acudieron asustados a Santo Domingo para que los dominicos sacaran la imagen en procesión y frenar así la fuerza del mar. A partir de ahí la unión entre Cádiz y la Virgen del Rosario se hizo más estrecha y ese especial vínculo se mantiene vivo actualmente.

Virgen de las Penas

La Viña sigue a la espera de la coronación de la Virgen de las Penas. Hace algo más de un año se reactivó este proceso para coronar a la titular mariana de la archicofradía de la Palma. Desde entonces, la hermandad ha iniciado los cursos de formación y las misiones populares que requería a la cofradía el obispo de la diócesis Rafael Zornoza. Aunque en un principio se presentó la posibilidad de que esta coronación se realizara en 2019, todo indica que habrá que esperar algo más de lo previsto inicialmente. Para el hermano mayor de La Palma, Francisco Javier Lucero, la coronación de la Virgen de las Penas es un deseo y un objetivo que tienen muy presente. «La hermandad tiene muchas ganas pero también vemos difícil que se produzca a corto plazo. Tenemos que realizar los cursos y las misiones en el barrio y eso nos llevará al menos dos o tres años». El máximo responsable de la corporación viñera trabaja junto con toda su junta de gobierno trabaja para que a la Virgen se le conceda este privilegio. «Nosotros tenemos mucha ilusión y creemos de verdad que la Virgen se lo merece por la devoción que hay en torno a ella. En el último triduo fue impresionante. La iglesia estaba hasta arriba con lo que se demuestra el fervor del barrio y de Cádiz en torno a la imagen», asegura Lucero.

Al margen de toda esta labor previa y tal y como determinan las normas diocesanas, será el obispo quien finalmente decida si Cádiz tiene o no una sexta imagen coronada.