Un grupo de niños norcoreanos se dispone a recibir su primera lección de esquí en Masikryong
Un grupo de niños norcoreanos se dispone a recibir su primera lección de esquí en Masikryong - EFE/Andrés Sánchez Braun

Así es la nueva estación de esquí en el país más aislado de la Tierra

Masikryong, inaugurada en 2013, es la primera estación para el gran público en Corea del Norte

Actualizado:

Esquiar en la Corea del Norte de Kim Jong-un. Es la exótica propuesta que plantea la estación de Masikryong, con la que el hermético país quiere captar turismo extranjero y modernizar su imagen.

A cuatro horas de viaje por carretera desde Pyongyang (a 200 kilómetros), se llega a Masikryong, cuya recepción luce un colorido mapa con sus nueve pistas de nivel principiante e intermedio y sus cuatro remontes, al tiempo que proyecta vídeos sobre la vida y milagros de los líderes de la dinastía Kim.

Fuera, decenas de empleados (las instalaciones cuentan con unos 400) barren con ahínco la nieve de la calzada al son de marchas militares para que este símbolo del régimen comunista esté impecable al recibir a los visitantes, que el año pasado fueron aproximadamente 20.000 norcoreanos y 1.500 extranjeros.

Las cifras las da el director del complejo, An Song-jin, que afirma que las instalaciones de Masikryong (en coreano, «El paso del abrevadero») tienen capacidad para acoger a unos 1.000 esquiadores diarios.

Teleférico de Masikryong, uno de los cuatro remontes con los que cuenta la estación,
Teleférico de Masikryong, uno de los cuatro remontes con los que cuenta la estación, - EFE/Andrés Sánchez Braun

A pie de pista, la mayoría del centenar de usuarios que se divisan son norcoreanos principiantes (muchos de ellos niños) que disfrutan de un día de esquí amenizado por el tono marcial del documental que se proyecta en un monitor gigante, sobre la construcción de la estación a cargo del Ejército.

El tono épico de las imágenes y el museo anexo se deben a que las obras duraron menos de un año, tiempo récord que ha popularizado en el país la expresión de «hacer las cosas a velocidad Masikryong», explican a Efe dos guías locales.

Pero ante todo Masikryong, inaugurada en 2013, es la primera estación para el gran público en Corea del Norte (hasta ahora solo existía una pequeña en el remoto noreste donde aprendieron a esquiar la mayoría de instructores). Y, sobre todo, es la primera que acoge extranjeros en un país conocido por su hermetismo, pero cada vez más interesado en atraer a viajeros foráneos.

Jo Kum-ju, norcoreana de 31 años, cree que el lugar puede servir de punto de encuentro entre sus paisanos, poco acostumbrados a tratar con forasteros, y personas de fuera de Corea del Norte. Según fuentes de la estación, Jo ha pagado en torno a 10 dólares al cambio (serían 100 dólares para un foráneo) por alquilar la ropa y el equipo para esquiar durante toda la jornada.

Noruegos, chinos, rusos, australianos o franceses han pasado por aquí, según desvela el libro de visitas del hotel, donde la ocupación parece ser baja (la mayoría de norcoreanos, como Jo, pasa solo el día y no pernocta) y donde hay que rebuscar para toparse con un extranjero.

Pero Werner Huget, empresario alemán que esquia desde hace décadas en países de medio mundo y que se aloja aquí, es la prueba de que hay gente dispuesta a costearse un tour (que parte de los 1.000 dólares sin incluir vuelos a China, desde donde se viaja luego a Pyongyang) y volar desde la otra punta del mundo para vivir la insólita experiencia de esquiar en Corea del Norte. «Está un poco lejos y puede que sea un poco difícil entrar al país -solo puede hacerse a través de agencias- pero la estación está muy bien y es una buena excusa para visitarlo», afirma convencido.

Las habitaciones de estilo alpino del único hotel son acogedoras, cómodas y están bien equipadas. Y ante todo, como dice Huget, las pistas están bien diseñadas, como en el caso del trazado que permite esquiar más de 5 kilómetros desde el punto más alto, la cima del monte Daehwabong (1.363 metros).

«Necesitamos publicitarnos más y romper con la información negativa sobre nuestro país», considera Ju Jong-hyok, director de Korea International Travel Sports Company.

La empresa es un turoperador norcoreano que atiende a turistas de todo el mundo y que ofrece, a través de agencias, paquetes en Masikryong y de senderismo en el Monte Kumgang (sureste) o ciclismo y estancias en una residencia particular (al estilo de Cuba) junto al Monte Chilbo (noroeste), patrimonio de la UNESCO.

No obstante, el objetivo detrás de la construcción de estas pistas de esquí no es solo atraer turismo extranjero, explica a Efe Andray Abrahamian, director asociado en Choson Exchange, una ONG que forma a norcoreanos en emprendimiento empresarial y política económica. «La estación encaja más en la idea de construir una imagen de país más moderno y desarrollado con oportunidades de ocio para su gente», dice Abrahamian.