Cinco fáciles y divertidas recetas para tu merienda de Halloween

Consejos para elaborar unos platos fáciles y baratos para sorprender a los niños y a sus amigos

Actualizado:

Cada día más familias con niños celebran la fiesta de Halloween, un momento donde los más pequeños se disfrazan, piden caramelos e invitan a sus amigos a merendar en casa. Estas son cinco sencillas recetas, fáciles y baratas para sorprender a los comensales.

12345
  1. Salchichas de momias

    Las salchichas es uno de los platos estrellas en cualquier merienda y transformarlas en unas divertidas momias es muy sencillo. Para esta receta solo se necesita una plancha de hojaldre o masa para empanadas (quebrada) -lo venden en cualquier supermercado- para simular las vendas de la momia; salchichas para hacer el cuerpo y huevo para barnizar a la momia.

    La preparación es rápida y la pueden hacer los propios niños. Con la masa de empanada se hacen tiras de un centímetro aproximadamente para pasar a enrollarlas en la salchicha que se cubrirá al gusto -no hace falta tapar por completo la carne-. Dejaremos la parte superior al aire y con un cuchillo de punta fina se harán dos pequeños agujeros para los ojos que cubriremos con una pizca de masa. Con un pincel de cocina se pintarán con el huevo batido para meterlas al horno precalentado durante cinco minutos a 180 grados.

  2. Pizza calabaza

    Las calabazas son las reinas de Halloween y no podían faltar en la mesa. Se pueden hacer de muchas maneras pero no hay duda que las pizzas son una buena alternativas. Para estas mini calabazas lo mejor es comprar masa de pizza en el supermercado. Será tan fácil como dividir la masa en bases redondas, para lo cual usaremos un vaso redondo de boca ancha. Con nuestras caras sobre la mesa las cubriremos de queso en lonchas y este lo pintaremos con salsa de tomate. Para los ojos y boca utilizaremos queso y jamón de york o chorizo, al gusto. Ya solo queda meterlas al horno y llevar a la mesa.

  3. Dedos de bruja con jamón

    Los dedos de bruja es uno de los platos estrellas y su elaboración es muy sencilla. Para su elaboración se necesita masa quebrada que no tiene casi levadura o de hojaldre, que subirá más; jamón de york, pavo o cualquier relleno de empanada; una almendra y huevo batido.

    Para hacerlo de forma sencilla utilizaremos jamón que pondremos sobre una pequeña plancha de unos cinco centímetros de masa. Lo enrollaremos y cerraremos sus extremos. Sobre uno de ellos colocaremos media almendra para simular la uña. Se pinta con el huevo y al horno previamente calentado. Cinco minutos a 180 grados serán suficientes.

  4. Escobas de queso

    No hay bruja sin escoba y no puede haber mesa de Halloween sin ellas. Esta receta puede hacerse con o sin horno. Para la versión de horno compramos queso rallado y utilizamos los restos de masa de otras recetas para hacer los palos de las escobas. Sobre el papel del horno se pone la masa de hojaldre o quebrada y en la parte superior se cubre con una pequeña poción de queso rallado. Tres minutos al horno serán suficientes.

    Para aquellos que no quieran usar el horno se puede hacer esta otra versión de escobas. Se necesitan los clásicos palitos salados o colines largos y queso cortado fino en pequeñas tiras que se ponen alrededor del pan y se cierra con una pequeña tira de cebollino. Rápido y rico.

  5. Dulces fantasmas

    Como postre no pueden faltar los fantasmas de hojaldre. Para los más golosos se pueden rellenar de chocolate o mermelada. Lo más sencillo es coger la masa de hojaldre y hacer una bola con las manos para después darle forma con un rodillo de cocina. Si queremos hacerlos rellenos habrá que hacer dos partes para poner una o dos onzas de chocolate entre ellas. Para decorarlas nada mejor que dos trocitos de chocolate a modo de ojos. Antes de meterlos al horno se pintan con huevo batido. Cinco minutos a 180º y a la mesa.