Entrevista

Nach: «No me gusta el "Call of Duty", me pongo muy nervioso y me matan a la primera»

El rapero español ha colaborado con una canción en el nuevo videojuego de baloncesto «NBA 2K20»

Actualizado:

La vida de Nach difícilmente se podría explicar sin mencinar la palabra baloncesto. De adolescente, mataba el tiempo en las canchas de barrio de su Alicante natal, tratando de imitar a grandes figuras de los ochenta, como Magic Johnson o Charles Barkley. Haciendo pases sin mirar y todas las virguerías que se podían ver en la NBA de entonces. Mucho más física, creativa y, posiblemente, entretenida que la actual.

En 2005, cuando el rap en España era cosa de cuatro gatos, el músico consiguió ganar visibilidad gracias a su tema «Juega», que se convirtió en el himno de los Playoffs de la ACB de dicha temporada. La experiencia fue buena, por lo que ahora, 15 años después, Nach repite componiendo una canción para el nuevo «NBA 2K20»: «Bienvenido al mañana». ABC ha charlado con él acerca de la experiencia de colaborar con esta franquicia y sobre la importancia que tienen los videojuegos en su vida.

Siendo tan aficionado como es al baloncesto, ¿qué ha significado para ti colaborar con una canción en «NBA 2K20?

Pues, imagínate. Yo llevo jugando a esta saga desde que nació prácticamente. Cuando escuchaba los grupos que participaban en la «playlist» del juego, no podía dejar de pensar que yo también quería aparecer allí. De alguna manera, creo que estaba destinado a hacer una colaboración. Estuve mucho tiempo intentándolo, pero al final fueron los mismos desarrolladores del juego los que acabaron viniendo a buscarme. Todo fluyó para que finalmente pudiese hacer este tema.

Debió ser muy especial, teniendo en cuenta lo que te gusta el baloncesto...

Yo recuerdo que cuando era pequeño veía los anuncios de Charles Barkley y de Magic en los que sonaba rap de fondo. Y me encantaban. Para un chaval de 15 años, el que haya algo que relacione las dos cosas que más le gustan es algo increíble. Es la misma sensación que tengo a día de hoy con «NBA 2K20». Me llena muchísimo, especialmente en lo personal.

El «NBA 2K18» contó con la colaboración de Arkano, otro rapero español. Parece que cada vez se tiene más en cuenta a los artistas del país en este tipo de títulos

Hombre, yo creo que las desarrolladoras buscan también internacionalizarse a través de la música. Lo hace 2K igual que otras. De todos modos, ojalá siga así y en el futuro otros artistas españoles tengan la oportunidad de colaborar en este tipo de videojuegos. Aquí hay muchos raperos a los que les gusta mucho el baloncesto y que podrían hacerlo muy bien si tienen la oportunidad en una futura edición del juego.

Decías antes que llevas siguiendo esta saga desde sus inicios, ¿recuerda cuál fue el primer videojuego de baloncesto al que echo una partida?

El primer recuerdo es con el «Fernando Martín» de la Atari, que no sé si mucha gente se acordará de ese juego. Contralabas a un jugador de basket que tenía la forma de un cuadrado, y cuando lanzaba el balón ni siquiera hacía una curva en el aire (se ríe). También tengo muy buenos recuerdos de otros, como el «NBA Jam», que fue un juegazo en su época, a principios de los noventa.

¿Cuál fue tu primera consola?

Yo vengo de una familia en la que eramos ocho hermanos. Cuando entró la primera consola en casa recuerdo que era muy arcaica, los mandos eran un par de palos y de botonos sin más, y mis hermanos no me dejaban jugar. Yo, como cualquier niño, me echaba a llorar.

Más tarde, supongo que tendrías la oportunidad de probar otros sistemas, como Súper Nintendo o Mega Drive...

Claro, pero de la que me acuerdo mucho es de la primera PlayStation. «Metal Gear Solid», por ejemplo, me voló la cabeza. También le eché muchas horas a la Commodore 64, especialmente jugando a títulos de deportes, que me encantaban ya en esa época. Todavía sigo alucinando con lo que ese microordenador era capaz de hacer.

Y de entonces, ¿cuál es el juego que recuerda con más cariño?

De entonces, posiblemente el «Summer Games» de Electronic Arts para Commodore 64. Era un juego de Olimpiadas en el que podías participar en diferentes disciplinas. Es lo que te decía antes, todos los juegos de deportes me encantaban. Ahora no se hacen títulos que molen y estén centrados en Juegos Olímpicos, por lo que me dedico sobre todo al «FIFA» y al «NBA 2K».

¿Nada de otros géneros?

Principalmente deportivo. Por ejemplo, «Call of Duty» no me gusta. Me pongo muy nervisoso cuando lo juego y, además, me matan a la primera.

Entonces, no debes ser muy amigo del online...

No, la gente sabe mucho. Hace poco estaba jugando al «FIFA» con un japonés y me destrozó. Me daban ganas de tirar el mando (se ríe). Prefiero el modo historia, ir evolucionando al jugador y echar una partida cuando tengo un rato libre.

Y, ¿en qué sistema juegas ahora?

A la PlayStation 4. Tuve también la Xbox, pero me la mangó mi sobrino. De todos modos, tampoco me gusta tener muchas consolas, porque entonces en vez de escribir juego. Y eso no puede ser.

Los videojuegos todavía están algo estigmatizados. Donald Trump recientemente los culpó de las muertes en El Paso...

Donald Trump va culpar de todo a cualquiera que no sea él. Pero espero que los dos pasos atrás que estamos dando en materia política, tanto con Trump como con otros, sirvan para dar cuatro para delante en el futuro a nivel social. Que nos ayude a todos a tener más empatía, que es lo más importante.

¿Cómo sería un mundo sin videojuegos?

La gente no habría tenido la oportunidad de sumergirse en mundos fantásticos. De vivir otras experiencias. Ya sea en una guerra, en un estadio o donde sea. Estaríamos anclados en una sola dimensión y no descubriríamos otras que resultan muy interesantes.

¿Y sin rap?

El mundo sería una mierda. El rap ha dado mucho más de lo que la gente cree. Ha ayudado a muchos jóvenes que se han criado en lugares bastante chungos a decir, «estoy aquí y puedo hacer cosas valiosas». Lo bonito del rap y del hip-hop es que de la nada creo algo y dio una oportunidad a muchos para cambiar las cosas. Tiene un valor incalculable.