Comparativa smartphones

El Samsung Galaxy S10 frente al iPhone XS: ¿cuál es mejor?

Con el nuevo terminal de la firma surcoreana, se abre un nuevo capítulo en la guerra entre Samsung y los de Cupertino

MADRIDActualizado:

Llegó la hora. Y la temida comparativa. Puede que algún fanático de Apple decida decantarse por el recién presentado Samsung Galaxy S10 a juzgar por los últimos resultados económicos que los de Cupertino están cosechando. Y es que el iPhone ha dado muchas razones a los usuarios para que su nivel de ventas haya bajado. Samsung es un gran rival. Y ahora mismo, el nuevo S10 tiene poco que envidiar al iPhone XS.

[ Así es el Samsung Galaxy S10]

Con el nuevo terminal de la firma surcoreana, se abre un nuevo capítulo en la guerra entre Samsung y Apple marcada no solo por el décimo aniversario de la gama Galaxy, sino porque la industria de los teléfonos inteligentes se encuentra en un momento clave. Apple ha asegurado, aunque sin dar cifras, que el iPhone XR es el más vendido de todos. Pero lanzó en septiembre también el iPhone XS y XS Max, de los que esperaba mucho más y que compiten de forma directa con el nuevo S10.

Diseño y pantalla

Con respecto al diseño, la primera diferencia entre ambos terminales es clara. La pantalla agujereada del S10, en donde integra una cámara de 10 Mpx, es una característica nueva, por la que empiezan a apostar muchas compañías, como ya ha hecho Honor con el View 20. Samsung, ahora, ha decidido apostar por ello mientras que los de Apple siempre han sido más conservadores. La pantalla del iPhone XS o XS Max es como la del iPhone X, y cuenta con una muesca superior donde se integra el Face ID, es decir, la opción con la que los usuarios pueden desbloquear el teléfono, iniciar sesión o pagar con el móvil. El sistema de cámara TrueDepth ocupa, por tanto, parte de la pantalla.

El panel que monta el Galaxy S10 es Super AMOLED de 6.1 pulgadas, resolución 2.960 x 1.440 píxeles, protegidos por un Gorilla Glass 6. Destaca también su lector de huellas dactilares ultrasónico integrado que veremos cómo funciona realmente. El nuevo terminal de Samsung es todo pantalla, como no podía ser de otra manera. No tiene marcos ni «notch»: esa solución que ha encontrado la industria y que presenta una pestaña superior. Solo el pequeño y sutil agujero de la pantalla, situado en el borde superior derecho, rompe con ese «todo». Está construido en base a vidrio y aluminio.

La pantalla Super Retina OLED del iPhone XS es de 5.8 pulgadas con una resolución de 2.436 x 1.125 píxeles. Tiene los bordes de acero inoxidable y un cuerpo de vidrio igual de resistente que el S10 (calificación IP68). Mención especial se merecen en este caso los de Cupertino. Los terminales de Apple ofrecen una nitidez, brillo y gama de colores que nadie ofrece en el mercado (superan los 600 nits).

En la batalla del «jack», de la que iPhone hace tiempo que decidió retirarse, el Galaxy S10 cuenta con un conector para auriculares de 3,5 milímetros para seguir atrayendo a esos usuarios que se resisten al cambio. El iPhone XS está disponible en tres colores (oro, gris espacial y plata) y el S10 en cuatro (blanco, negro, azul y verde).

Especificaciones técnicas

El Galaxy S10 monta el nuevo procesador Snapdragon 855 de Qualcomm, lo que le confiere un gran aumento de la velocidad, aunque sin llegar alcanzar -por muy poco- al chip A12 bionic del iPhone XS. La nuestra estrella de Samsung sí supera, sin embargo, a los de Cupertino en otras especificaciones. Tiene 6 GB de RAM (iPhone XS tiene 4 GB RAM, según ha trascendido) y 128 GB de almacenamiento interno, ampliable a 512 GB con microSD. Los de Cupertino ofrecen 64, 256 y 512 GB sin posibilidad de ampliar.

Capacidades fotográficas

El S10 incorpora tres cámaras traseras: un sensor de 12 megapíxeles (gran angular, apertura F1.5-2.4) y estabilización óptica; otro de 16 megapíxeles (ultra gran angular F2.2) y un sensor telefoto de 12 megapíxeles (con apertura F2.4) zoom óptico y estabilización óptica. La cámara delantera es de 10 megapíxeles (F1.9).

Si algo ha mejorado la compañía ha sido con la función «Bright Night» para sacar mejores imágenes en entornos con poca luz (algo similar a la vista noctura del Pixel 3). El iPhone XS cuenta con un sistema de cámara dual de 12 megapíxeles con gran angular (apertura de F1.8) y teleobjetivo (apertura de F2.4) con zoom óptico x2; zoom digital hasta x10. Cuenta con HDR inteligente, profundidad de campo ajustable, efecto «bokeh» mejorado y una capacidad única de sacar buenas fotos en entornos poco iluminados. Graba vídeo en 4K y sonido estéreo. Así que, a priori, podemos decir que gana por goleada.

Software y batería

El software sobre el que se sustenta el nuevo terminal de Samsung es One UI, que se ejecuta sobre Android 9 Pie. La compañía promete una interfaz más optimizada y fácil de usar. Apple, con iOS 12, no introdujo mejoras notables, pero sí algunos detalles como las notificaciones agrupadas, mayor velocidad y mejor rendimiento, mejoras en FaceTime, «animojis» o la popular función de desintoxiación del móvil.

Con respecto a la batería, Samsung siempre ha sido mejor que su rival. Así que esta vez no podía ser menos. El iPhone XS cuenta con una batería de 2.658 mAh mientras que el S10 cuenta monta una de 3.100 mAh con carga rápida. En precio, Samsung resulta más económico. El iPhone se puede adquirir desde 1.159 euros.