ANÁLISIS

Dos semanas con Nest Hub, el asistente de Google con pantalla que quiere revolucionar la cocina

El asistente digital cumple, es minimalista y atrevido, siendo al final un producto bastante útil

Actualizado:

Amazon y Google libran una batalla interesante en esto de los altavoces inteligentes. Aunque el primero es líder de ventas, el gigante de internet le sigue a la zaga como una de las empresas que más esfuerzos ha dedicado a este tipo de aparatos que vienen a hacernos -en teoría- la vida más cómoda y ejercer de maestro de ceremonias de todos los aparatos electrónicos que están en un hogar.

Intentando englobar bajo una nueva marca, Google ha traído a España el Nest Hub. Su primer altavoz inteligente con pantalla. Tiene todas las facultades de un asistente digital, pero aporta un elemento diferenciador. Es decir, con este equipo se pueden realizar las operaciones básicas de este tipo de aparatos pero cuenta con una pantalla táctil de 7 pulgadas con la que se puede consultar el estado del tráfico, reproducir videoclips o, incluso, ver la televisión.

Además, dispone de un sensor que permite regular el brillo de la pantalla ajustándose a las condiciones de ambiente de manera automática. Esta función es muy útil para evitar, sobre todo, esos terribles fogonazos de luz directa cuando, por ejemplo, nos levantamos a beber agua por la noche. Se puede programar para que se muestre la hora en varias presentaciones, dejar plasmada una imagen como si fuera un marco digital o, sencillamente, apagarlo si pronunciamos una frase que suena a chiste, «vete a dormir». Así se llegará al negro.

Con este tipo de dispositivos, en cualquier caso, los usuarios pueden controlar otros aparatos domésticos como las luces o termostatos, siempre y cuando sean compatibles. Y También solicitar información útil al asistente por medio de la voz o consultar las cámaras de vigilancia, cuyas imágenes aparecerán desde el panel. Es un altavoz inteligente muy completo que cuenta hasta con un modo intérprete, de forma que puede traducir lo que se le pida en tiempo real a más de 20 idiomas.

La compañía demuestra con este aparato que ha mejorado el sistema de reconocimiento de voz. Es más preciso, se le puede hablar de una manera más natural y lo reconoce al vuelo. Incluso a cierta distancia puesto que tiene un rango de alcance de varios metros. Reconoce hasta seis voces distintas, con lo que se pueden personalizar las tareas y sugerencias. Son detalles, por ejemplo, que superan con creces a otro tipo de dispositivos similares de la competencia como el HomePod de Apple que, aunque es un buen equipo de audio, está más limitado en funciones inteligentes.

La verdad es que, aunque tiene pantalla, no es una tableta ad hoc. En ese sentido, es más bien un aparato limitado, pero es bastante útil. no se pueden instalar aplicaciones como si fuera un Android pero sí es especialmente interesante colocarlo en la cocina. Ahí es donde tal vez rinde mejor. También en el salón de estar, puesto que sirve como marco de fotos digital, pero en la cocina es donde gana peso. Se puede utilizar como asistente de cocina para seguir los pasos de una receta en particular o ver el programa favorito. O videollamadas para estar en contacto con tus seres queridos.