David Serrano habló en 'El programa del verano'
David Serrano habló en 'El programa del verano' - MEDIASET
TELEVISIÓN

El dueño del pozo de Totalán rompe su silencio: «La jueza va a por mí»

David Serrano ha hablado con los compañeros de 'El programa del verano' y ha explicado lo que piensa de lo que ocurrió con Julen

Actualizado:

David Serrano, el dueño de la finca de Totalán donde se hallaba el pozo por donde cayó y falleció Julen y que será juzgado por homicidio imprudente por no haber cerrado o tapado el mismo, ha roto su silencio en ‘El programa del verano’.

El acusado, al que se le notaba afectado, ha dado sus primeras impresiones tras conocer que será acusado de homicidio:

«Yo no hay día que no piense en ese niño 12 horas al día. Esto ya están las cartas echadas sobre la mesa y la jueza mismo lo ha dicho hoy, que va a por mí. Si tengo que ir a la cárcel pues para allá voy, que me vayan pintando ya el chabolo que voy para allá».

Lo que ha querido dejar claro en todo momento es que él no se siente el único responsable de la muerte del pequeño de dos años:

«Aquí, tanta culpa tengo yo, tanta culpa tiene el pocero, tanta culpa tienen sus padres por no estar atentos del niño. Porque, allí se encontraba mi niña chiquitilla, pero mi niña chiquitilla estaba al cuidado de su madre. Culpable soy yo y culpables son ellos que tenían que haber estado pendientes de su hijo».

Lamenta que los padres hayan centrado su ira contra él:

«¿Qué yo he hecho allí un pozo mal, ilegal? Perfecto. Yo estoy acusado por eso. Pero, ¿por la muerte de un niño chiquitillo? Incluso hasta los padres de Julen están poseídos. Van chillando por ahí que yo soy el asesino de su hijo en el barrio. Barbaridades».

No entiende que, a nivel jurídico, parece que es el único culpable:

«¿Presunto culpable? Soy el único investigado cuando allí había cuatro personas incluidas esos dos niños. El hombre que genera el peligro que es el pocero tampoco está imputado. Se le coge un testimonio como un mero testigo cuando es él el que genera el peligro».

Acaba hablando de los datos que ha aportado su abogado para demostrar su no culpabilidad:

«En la autopsia definitiva la piqueta sale mentada y sale mentada con el argumento que mi abogado dio. Que habían alcanzado al niño, que las muestras de ADN del niño que extrajeron del pozo fueron en la punta de la piqueta. Mi abogado mantenía eso y de hecho en el informe final la piqueta sale mencionada pero las heridas eran post muerte, una vez que el niño había fallecido».