Estado del clima mundial 2018: los impactos del calentamiento global se aceleran
Estado del clima mundial 2018: los impactos del calentamiento global se aceleran - ABC

Estado del clima mundial 2018: los impactos del calentamiento global se aceleran

Naciones Unidas destaca en su informe el aumento del nivel del mar, así como las temperaturas terrestres y oceánicas excepcionalmente altas durante los últimos cuatro años

Actualizado:

Los signos físicos y los impactos socioeconómicos del cambio climático se están acelerando a medida que las concentraciones récord de gases de efecto invernadero contribuyen a que las temperaturas globales alcancen niveles cada vez más peligrosos, advierte un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

«El clima extremo ha continuado a principios de 2019; más recientemente con el ciclón tropical Idai, que causó inundaciones devastadoras y trágicas pérdidas de vidas en Mozambique, Zimbabue y Malawi. Puede que resulte ser uno de los desastres más mortales relacionados con el clima en el hemisferio sur», subrayó el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas, durante la reciente presentación de la 25ª edición de la «Declaración sobre el estado del clima mundial», correspondiente, en este caso, a 2018.

El año pasado, la mayoría de los peligros naturales, los cuales afectaron a casi 62 millones de personas, se asociaron con fenómenos climáticos extremos. Las inundaciones continuaron siendo el peor desastre de entre los analizados, perjudicando a más de 35 millones de personas, según un análisis de 281 eventos registrados por el Centro de Investigación sobre Epidemiología de Desastres.

La exposición del sector agrícola a extremos climáticos compromete los avances logrados para acabar con la malnutrición. En 2017, la organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estimó que la cantidad de personas subnutridas había aumentado a 821 millones, en parte debido a las graves sequías asociadas al fuerte evento de «El Niño» acaecido en 2015-2016.

De los 17,7 millones de desplazados internos rastreados por la Organización Internacional para las Migraciones, más de 2 millones de personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de desastres relacionados con eventos climáticos.

Entre 2000 y 2016 se calculó que la cantidad de personas expuestas a las olas de calor aumentó en alrededor de 125 millones, ya que la duración promedio de estas fue de 0,37 días más, en comparación con el período comprendido entre 1986 y 2008, según la Organización Mundial de la Salud.

El nivel del mar en 2018 fue 3,7 milímetros más alto que en 2017 (y el más elevado de la historia).

De acuerdo con los resultados preliminares del Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares, el año hidrológico 2017/18 fue el 31º consecutivo de balance de masa negativo.

Se espera que el calentamiento global contribuya a la disminución observada de oxígeno en los océanos abiertos y costeros, incluidos los estuarios y los mares semicerrados. Desde mediados del siglo pasado, se ha estimado una disminución del 1-2% en el inventario global de oxígeno oceánico, según la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco.

«Los datos publicados en este informe son motivo de gran preocupación. Los últimos cuatro años fueron los más calurosos registrados, con una temperatura promedio global de la superficie en 2018 aproximadamente 1 ° C por encima de la línea de base preindustrial. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático descubrió que limitar el calentamiento global a 1,5 ° C requerirá transiciones rápidas y de gran alcance en la agricultura, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades, y que las emisiones netas de dióxido de carbono causadas por el hombre en todo el mundo deben caer aproximadamente un 45% con respecto a los niveles de 2010 para 2030, llegando a cero neto en 2050», escribe en el informe el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.