Una hembra de leopardo de las Nieves con su cría
Una hembra de leopardo de las Nieves con su cría - WWF UK | DAVID LAWSON
DÍA INTERNACIONAL: 23 OCTUBRE

Leopardo de las Nieves: los ganaderos, y no los furtivos, son sus principales cazadores

Cuatro ejemplares de la amenazada especie son abatidos cada semana, según un informe publicado por la red Traffic

Actualizado:

Ayer se celebró el Día Internacional del Leopardo de las Nieves. Aprovechando la efeméride, la red Traffic, dedicada al monitoreo de la comercialización de vida silvestre, ha publicado un informe en el que alerta sobre el estado de conservación de la especie: quedan menos de cuatro mil ejemplares en sus hábitats naturales. Cada año, cientos de ellos son cazados a lo largo de su área de distribución, en las zonas montañosas de 12 países asiáticos.

El análisis asegura que entre 221-450 leopardos de las nieves han sido cazados cada año desde 2008: un mínimo de cuatro ejemplares a la semana. Pero la cifra podía ser sustancialmente más elevada, dado que no hay datos sobre las áreas más remotas donde se refugian estos grandes felinos, matizan desde Traffic.

El 90% de los leopardos de las nieves fueron cazados en cinco países: China, Mongolia, Pakistán, India y Tajikistán. Nepal destaca por registrar una alta tasa de furtivismo, pese a que su población de la especie es muy reducida. China y Rusia, por su parte, son los destinos más habituales para los animales que son cazados en otros países. Y durante la década pasada Afganistán fue el mayor mercado ilegal para la venta de productos procedentes de estos felinos.

Cada semana, desde 2008, cuatro leopardos de las nieves han sido víctimas de los ganaderos y los furtivos

Combatir su caza y comercio ilegal supone el objetivo principal del Programa Global para la Protección del Ecosistema del Leopardo de las Nieves (GSLEP, por sus siglas en inglés), con unidades en los 12 países asiáticos por los que se distribuye.

Pieles de leopardos de las Nieves decomisadas en un domicilio de Afganistán
Pieles de leopardos de las Nieves decomisadas en un domicilio de Afganistán - D. LAWSON

Oportunismo

Usando una combinación de métodos (desde registros de incautaciones hasta encuestas en mercados, pasando por entrevistas a expertos), se ha podido cuantificar por primera vez el nivel de amenaza que sufren estos animales desde 2003. El informe de Traffic concluye que la mayoría de los leopardos han sido cazados por los ganaderos, como «represalia» por los ataques sufridos por su ganado (55%) o han sido víctimas de trampas que no habían sido dispuestas en el medio natural para acabar con ellos (18%).

No obstante, aunque solo el 21% de los leopardos de las nieves fueron cazados específicamente para destinar sus pieles al comercio ilegal, los ganaderos y tramperos también han sacado ventaja de sus encontronazos con estos animales, vendiendo distintos productos derivados de éstos en distintos mercados, contribuyendo, así, a la cifra de leopardos que cada año son ilegalmente cazados: entre 108-219 ejemplares.

El documento evidencia un notable declive en el número de leopardos de las nieves observados en estos mercados, sobre todo en China, lo que sugiere que la demanda podría estar cayendo.

La demanda de productos procedentes de la especie en los mercados ilegales podría estar cayendo

«Incluso aunque se reduzca la demanda de pieles, la matanza de estos felinos continua. Si no trabajamos todos juntos por aminorar los conflictos entre humanos y animales y asegurar a las comunidades de las montañas su coexistencia pacífica con los leopardos, la situación no mejorará para ninguno de ellos», explica un portavoz de WWF. «Ofrecer compensaciones a los ganaderos y proporcionarles innovadores corrales ante depredadores pueden marcar la diferencia, pero debemos expandir estas herramientas a lo largo de las montañas de Asia», sugiere Rishi Sharma, responsable del Programa para Leopardo de las Nieves de la organización.

El informe conmina a los gobiernos a que colaboren en estas labores, así como en el endurecimiento de las leyes nacionales y transnacionales, dado que menos de una cuarta parte de los casos conocidos de caza ilegal de la especie fueron investigados y solo en un 14% fueron perseguidos. Así como que aporten fondos para que siga en marcha la base datos sobre incautaciones y muertes de leopardos de las nieves que desarrolla Traffic desde 1989.