Delfines de río
Delfines de río - LOR KIMSAN|WWF CAMBOYA
MEKONG

El críticamente amenazado delfín de río aumenta su población por primera vez en 20 años

Se han detectado «signos alentadores» para la supervivencia a largo plazo de la especie

Actualizado:

Después de décadas de disminución «aparentemente irreversible», los resultados del último censo realizado por el Gobierno de Camboya en colaboración con la organización WWF muestra que la población de delfines de río Irrawaddy, catalogada en peligro crítico de extinción, en la cuenca del Mekong ha aumentado de 80 a 92 en los últimos dos años. Se trata del primer aumento desde que los registros comenzaran hace más de veinte años.

Las patrullas efectivas de los ríos por parte de guardias y la estricta confiscación de las redes de enmalle ilegales, que accidentalmente atrapan y ahogan a los delfines, constituyen las principales razones del este incremento «histórico», se congratula WWF en una nota. En los últimos dos años, 358 kilómetros de redes de enmalle ilegales, casi el doble de la longitud del área de distribución actual de los delfines de río, han sido confiscadas, asegura la organización.

«Los operadores turísticos de botes son el ingrediente secreto en esta historia de éxito, ya que trabajan estrechamente con las autoridades para denunciar la caza furtiva y ayudar a confiscar las redes de enmalle ilegales», explica Seng Teak, director de WWF Camboya.

El primer censo oficial fue en 1997

El primer censo oficial en 1997 estimó que había 200 delfines del río Irrawaddy (Orcaella brevirostris). Sin embargo, la cifra ha ido disminuyendo de forma constante debido a la captura incidental y la pérdida de hábitat. En 2015 se contabilizaron 80.

El Orcaella brevirostris realmente no es un delfín de agua dulce, sino oceánico: pasa la vida cerca de la costa, frecuentando ríos y estuarios, incluyendo el Ganges y el Mekong, así como el río Irawadi, del cual toma su nombre.

Junto con el aumento del 10% de los individuos, las encuestas también apuntan a signos alentadores para la salud a largo plazo de la especie, con una mejora en la tasa de supervivencia de los delfines de río en la edad adulta, un incremento en el número de crías y una caída en cuanto a muertes. Dos delfines murieron en 2017 en comparación con los nueve registrados en 2015; mientras que nueve crías elevaron hasta 32 el número de delfines nacidos en los últimos tres años, detalla WWF.

«Los delfines de río, considerados un tesoro nacional vivo en Camboya, son indicadores de la salud del río Mekong y su recuperación es una señal de esperanza para los millones de personas que dependen de él», subraya Teak.

Los análisis realizados por las autoridades y técnicos de la organización abarcaron 190 kilómetros del canal principal del río Mekong desde Kratie en Camboya hasta el complejo de Khone Falls en Laos. «Las encuestas se produjeron en ambas direcciones con equipos fotografiando delfines y comparando las marcas distintivas en sus espaldas y aletas dorsales con una base de datos de delfines conocidos», concluye Teak.