Un grupo de personas baja las escaleras en medio de la oscuridad al interior del edificio de la Asamblea Nacional
Un grupo de personas baja las escaleras en medio de la oscuridad al interior del edificio de la Asamblea Nacional - EFE

Un nuevo apagón en Venezuela vuelve a generar angustia

El sistema eléctrico siguió caído ayer en buena parte del país por causas desconocidas

CaracasActualizado:

El régimen de Nicolás Maduro volvió a decir que el fallo en el servicio eléctrico, que afecta a gran parte del país esta semana, se debió a un nuevo «ataque terrorista». Un fallo eléctrico masivo se registró en Venezuela el lunes después del mediodía, dejando al país paralizado por segunda vez y cuando la nación suramericana comenzaba a recuperarse del gran apagón hace poco más de 15 días, que afectó al 90% del país y lo dejó durante más de cien horas sin energía eléctrica.

El ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, ha dado la cara a la población en nombre de Nicolás Maduro, quien tampoco ha informado al país sobre algún plan de contingencia o para pedir calma a los ciudadanos que comienzan a buscar métodos para abastecerse de gasolina, agua y comida.

Esta vez el fallo se habría generado, según Rodríguez, por un «nuevo ataque terrorista en el patio de transformadores del Guri, causando una caída en las líneas» de transmisión, que se habría incendiado y fue controlado en «tiempo récord», por lo que pidió a la población mantener la calma. Pero esta información la desmintió Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, quien aseguró que hubo una «sobrecarga en el sistema de subestaciones, por un fallo eléctrico en tres líneas» de transmisión.

«Lamentablemente tenemos un Gobierno que no es apto para llevar esta situación. El país está totalmente paralizado. Nosotros los venezolanos no nos merecemos esto, no nos merecemos el Gobierno que tenemos», comentó a ABC Rosa Merino, una residente de Puerto Ordaz, estado de Bolívar, que se encontraba en Caracas para hacer unos trámites legales.

Tras 22 horas sin sistema eléctrico, en al menos 21 de los 24 estados del país, los venezolanos abarrotaron las estaciones de servicio para surtirse de gasolina, buscar quebradas para recoger agua. De nuevo en los hogares preocupa que sus alimentos comiencen a pudrirse por falta de refrigeración.

El Metro de Caracas no funcionó, la comunicación se dificulta y la conectividad a internet es precaria. ABC intentó conversar con la directiva del Hospital de niños J. M. de los Ríos para conocer el plan de contingencia en ese centro médico, pero no pudo acceder a la información. Sin embargo, logró conversar con Dani Alcoba, una madre que llevó a su hijo a emergencias y aseguró haber sido atendida sin inconvenientes.

Regreso a España

«Esto es un desastre. Uno sabía que esto se iba a repetir y no nos preparamos porque no pensé que sería tan pronto aunque ellos (el régimen) ya lo había advertido», sostuvo Marjorie Pérez. El ministro de Energía, Luis Motta Domínguez, tampoco ha aparecido para informar de la situación ni para explicar los detalles del apagón. De hecho, no ha salido públicamente desde el 7 de marzo cuando dijo que el sistema se restablecería en tres horas, pero no acertó.

Esta situación también les ha afectado a quienes llegaron al país en busca de nuevas oportunidades. «Venezuela es bella pero ya no se puede vivir aquí. Falta agua, falta luz, falta gente que lo cuide a uno porque hay mucha delincuencia», precisó Reina María Linares, una española residenciada que dijo estar preparándose para regresar a España.

Hasta las 12.00 hora local de ayer no se habían reportado fallecidos o saqueos por el nuevo apagón. El servicio comenzó a restablecerse a esa hora en varias zonas de Caracas y en algunos estados del país caribeño, azotado además por una crisis sin precedentes económica, social, sanitaria, política y, ahora, eléctrica.

El primer apagón fue, según el régimen chavista, un «ataque ciberelectrónico» perpetrado por Estados Unidos, pero paradójicamente, Chávez y Maduro han militarizado las instalaciones eléctricas -que además son analógicaspara «vigilar» las plantas.

Guaidó ha señalado que más de 100.000 millones de dólares fueron aprobados por el Poder Legislativo para destinarlos al mantenimiento del sistema eléctrico. En 2009 Chávez anunció por primera vez una emergencia eléctrica ante los fallos recurrentes en esa época, que aún persisten en el país.