Donald Trump - EFE | Vídeo: EP

Trump firma su primer veto para salvar la financiación del muro con México

Desde que llegó a la Casa Blanca, el magnate ha tratado de que el Congreso, que tiene la potestad de asignar los gastos en el Gobierno, dedicara financiación a la barrera fronteriza

Actualizado:

Donald Trump ejerció ayer su poder de veto como presidente de EE.UU. para conservar la financiación de su promesa electoral más conocida: el muro en la frontera con México. Trump firmó el veto a una resolución del Congreso contra la declaración de emergencia que él anunció el mes pasado para conseguir unos fondos que los legisladores no le conceden.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump ha tratado de que el Congreso, que tiene la potestad de asignar los gastos en el Gobierno, dedicara financiación a la barrera fronteriza. La escasa mayoría republicana en el Senado y el cambio a una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes lo han impedido, y la insistencia del presidente en conseguir el dinero provocó un cierre gubernamental de 35 días a comienzos de año, el más largo de la historia de EE.UU.

Ante la negativa consistente del Congreso, Trump decidió utilizar su potestad presidencial y el mes pasado declaró una emergencia nacional por la situación en la frontera, lo que le permitiría apropiarse de miles de millones de dólares en fondos para el muro.

El Congreso respondió con la tramitación de una resolución que impugnaba la declaración de emergencia y que consideraba que Trump se había extralimitado en sus poderes constitucionales para saltarse la competencia presupuestaria del poder legislativo. La cámara baja aprobó el texto hace dos semanas y el jueves lo hizo el Senado, con el voto favorable de doce senadores republicanos.

Trump había adelantado que vetaría la resolución y cumplió la promesa. “El Congreso tiene la libertad de aprobar esta resolución y yo tengo la obligación de vetarla”, dijo desde el Despacho Oval, rodeado por familias de estadounidenses muertos a manos de inmigrantes indocumentados y de shérifs que están de acuerdo con su política.

El Congreso tiene capacidad de oponerse al veto de Trump, pero todo apunta a que los demócratas no conseguirán una mayoría suficiente para hacerlo.

La batalla sobre esta declaración y sobre el muro se traslada ahora a los tribunales, donde varias organizaciones de derechos civiles y más de dieciséis estados de fuerte implantación demócrata han interpuesto demandas contra la declaración, en un asunto que podría acabar ante el Tribunal Supremo.