El motivo de la huelga es el anuncio del presidente Cyril Ramaphosa de que la compañía eléctrica Eskom se dividirá en tres partes, lo cual puede llevar a recortes en la plantilla
El motivo de la huelga es el anuncio del presidente Cyril Ramaphosa de que la compañía eléctrica Eskom se dividirá en tres partes, lo cual puede llevar a recortes en la plantilla - EFE

Sudáfrica impone severos cortes de energía antes de las elecciones

La compañía eléctrica estatal Eskom está inmersa en una grave crisis financiera, operativa y de gobierno

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Decenas de miles de sudafricanos se están viendo afectados por masivos cortes de luz programados debido a la incapacidad de la eléctrica Eskom de generar energía suficiente para satisfacer la demanda. Sudáfrica introdujo el lunes el racionamiento de energía más severo en casi cinco años, poniendo contra las cuerdas a su presidente, Cyril Ramaphosa, a tres meses de que se celebren elecciones generales, previstas para el 8 de mayo.

Los recortes, que se produjeron también en noviembre y diciembre, son el último recurso de la empresa estatal para proteger el sistema de energía eléctrica de un apagón total, que podría dejar al país entero a oscuras durante semanas. Ciudades como Johannesburgo están sufriendo cortes de luz de hasta cuatro horas de duración a diario. La drástica medida de reducir 4.000 megavatios (fase 4 de los cortes programados) de demanda fue implementada esta semana como consecuencia de la rotura de siete unidades de generadores, según Eskom.

Sin embargo, esto solo es la punta del iceberg. La eléctrica estatal, fundada a principios del siglo pasado y considerada la más importante de África, está sufriendo la peor crisis de su historia: a los problemas para generar suficiente energía, se suma una deuda millonaria de 419 mil millones de rands (30.000 millones de dólares), un grave problema de corrupción sistémica, mala gestión y planificación y un deficiente mantenimiento de las plantas (el 40% de las averías se debe a errores humanos, según la propia eléctrica).

En a última década, los volúmenes de compra de carbón se mantuvieron estables y la capacidad de generar energía creció ligeramente pero no lo suficiente para abastecer a todo el país. Eskom, que genera más del 90% de la energía del país, ha pasado de tener 32.000 empleados a 48000 en los últimos 10 años, lo que triplicó los costes asociados.

Los planes del presidente

El presidente, que declaró sentirse muy molesto y en «shock» por la actual situación, lamentó que la empresa de servicios públicos «haya alcanzado esta etapa de disfuncionalidad». El plan de Ramaphosa para hacer la empresa más eficiente consiste en dividirla en tres divisiones (generación, transmisión y distribución) bajo el nombre de Eskom Holdings, completando una reforma integral. En todo caso, desde el gobierno insisten en que privatizarla no entra en sus planes. Esta reforma tiene grandes detractores dentro del partido gobernante (Congreso Nacional Africano) y no ha gustado nada a COSATU, la mayor federación sindical de Sudáfrica, que es afín al partido gobernante.

Por su parte, la agencia calificadora Moody's dijo el lunes que una «desintegración» de Eskom en diferentes unidades allanará el camino para una mayor transparencia, pero no será suficiente para resolver las dificultades financieras de la empresa.

El miércoles el gobierno dijo que la eléctrica es técnicamente insolvente y que necesita un rescate urgente. La empresa como tal podría desaparecer en abril de 2019 si el plan de Rampahosa no termina con la profunda crisis que está «dañando gravemente» las ambiciones de desarrollo económico y social del país.