Miembros de la milicia separatista Consejo de Transición del Sur de Yemen, ayer en Adén
Miembros de la milicia separatista Consejo de Transición del Sur de Yemen, ayer en Adén - EFE

Los separatistas se hacen con el control de la segunda ciudad portuaria de Yemen

La milicia anuncia que se adhiere al alto el fuego solicitado por la coalición saudí tras la toma del Palacio Presidencial

DubaiActualizado:

El Consejo de Transición del Sur de Yemen, un movimiento separatista que decidió, en su momento, prestar ayuda al Gobierno yemení con la confianza de que el presidente del país, Abd Rabbu Mansur Hadi, recompensaría su intervención contra la insurgencia (el gran enemigo común) con un estatuto de independencia, han confirmado su adhesión al cese al fuego solicitado por la coalición liderada por Arabia Saudí.

Los separatistas de Yemen se hicieron este sábado o con el control del Palacio Presidencial y los campamentos del Ejército yemení en Adén, la sede del Gobierno reconocido por la comunidad internacional contra la insurgencia hutí, tras una serie de combates que han dejado unos 38 muertos en cuatro días y que han supuesto un vuelco a la situación después de cuatro años de un conflicto que ha degenerado en una de las mayores catástrofes humanitarias del mundo.

El golpe de Estado, como lo han reconocido las autoridades yemeníes, comenzó el pasado miércoles, con el inicio de los enfrentamientos entre el Ejército yemení contra unas milicias llamadas Cinturón de Seguridad, a las órdenes del Consejo de Transición del Sur.

Sin embargo, la coalición interna de fuerzas yemeníes terminó por romperse hace unas semanas cuando un tercer grupo en discordia, los islamistas de Al Islá, también aliados de Hadi pero radicalmente opuestos a los independentistas en sus perspectivas de futuro para el país, rompieron sus promesas de alto el fuego y efectuaron múltiples ataques contra los separatistas.

Entre estos ataques destacó el efectuado la semana pasada contra un desfile de las milicias que se vio interrumpido por la explosión de un cohete presuntamente lanzado por los islamistas y que mató a 36 guerrilleros.

Toma del Palacio Presidencial

Como represalia, la milicia separatista intentó entrar el pasado miércoles por vez primera en el Palacio Presidencial de Adén, un acto simbólico de fuerza aprovechando que Hadi se encuentra exiliado en Arabia Saudí, líder de la coalición internacional que auxilia al Gobierno yemení.

Tras conocer el intento de los separatistas de entrar en el Palacio Presidencial, el Gobierno yemení acusó de sedición al líder de la milicia, Aidarus al Zoubaidi, precisamente antiguo gobernador de Adén, que el año pasado ya protagonizó un levantamiento contra el presidente Hadi y que se saldó con 40 muertos.

Para complicar todavía más las cosas el Consejo de Transición del Sur recibe apoyo directo de Emiratos Árabes Unidos, miembro de la coalición internacional que auxilia al Gobierno de Hadi.

Emiratos decidió retirarse de Yemen el mes pasado, cansados según los expertos de combatir en tierra mientras el principal agente de la coalición, la Fuerza Aérea saudí, se dedicaba a efectuar bombardeos desde la seguridad que le conferían los cielos.