Las piernas de un niño de 10 años que sufre malnutrición en Yemen por culpa de la guerra
Las piernas de un niño de 10 años que sufre malnutrición en Yemen por culpa de la guerra - AFP

El Senado de Estados Unidos vota a favor de retirar el apoyo a Arabia Saudí en la guerra de Yemen

La medida, aprobada por 63 votos contra 37, es sólo un paso preliminar que aún debe avanzar en el Capitolio

David Alandete
WashingtonActualizado:

Senadores demócratas y republicanos censuraron ayer la negativa de Donald Trump de tomar represalias contra Arabia Saudí por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en Turquía el 2 de octubre. Una sólida mayoría compuesta por ambos partidos votó en la cámara alta del Capitolio a favor de terminar la ayuda que EE.UU. presta a la coalición liderada por los saudíes en el conflicto en Yemen.

Tras las comparecencias, el miércoles, del secretario de Defensa, James Mattis, y el de Estado, Mike Pompeo, los senadores votaron a favor de poner fin a las ayudas norteamericanas, que incluyen cesión de material y servicios militares como ayuda al repostaje de aviones. No asistió a las vistas orales la directora de la CIA, Gina Haspel, lo que incendió a varios senadores republicanos.

En total, votaron a favor de censurar a la Casa Blanca 14 republicanos. Incluso uno de los más fieles aliados de Trump en el Senado, Lindsey Graham, de Carolina del Sur, advirtió a la Casa Blanca: «No van ustedes a ser capaces de saltarse este problema. No cuenten conmigo hasta que no podamos escuchar lo que la CIA tiene que decir sobre este asunto».

La directora de la CIA está en una situación complicada. Su agencia ha llegado a la conclusión de que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, es responsable de la orden de matar a Khashoggi, que vivía exiliado en Washington. El presidente, sin embargo, se resiste a creer a sus propios agentes y defiende que no hay pruebas definitivas de nada.

Los secretarios Mattis y Pompeo repitieron las razones de Trump para no condenar a la corona saudí. «Arabia Saudí, dada su posición geográfica y la amenaza que representa Irán, es fundamental para mantener la seguridad de la zona y de Israel, y es crucial para nuestros intereses en Oriente Próximo», dijo Mattis.

Los senadores, sin embargo, hicieron patente su profundo malestar con la preferencia de Trump de creer a Bin Salman antes que a sus propias agencias de inteligencia. De momento, la Casa Blanca se ha limitado a retirar visados a 21 saudíes y a imponer sanciones económicas a 15. En la guerra de Yemen han muerto, desde 2015, 16.200 civiles. El conflicto, entre bandos afines a Arabia Saudí e Irán, ha obligado a exiliarse a dos millones de personas de una población de 22 millones.

La medida del Senado, aprobada por 63 votos contra 37, es sólo un paso preliminar que aún debe avanzar en el Capitolio.