Reuters

El Rey Salman despoja al Príncipe heredero parte de su autoridad económica

El heredero al trono saudí no ha asistido a una serie de reuniones ministeriales y diplomáticas de alto perfil en Arabia Saudita durante la última quincena

Actualizado:

El heredero al trono saudí no ha asistido a una serie de reuniones ministeriales y diplomáticas de alto perfil en Arabia Saudita durante la última quincena y se dice que se le ha despojado de parte de su autoridad financiera y económica, según ha publicado «The Guardian».

Se entiende que la decisión de restringir, aunque solo sea temporalmente, las responsabilidades del Príncipe heredero Mohammed bin Salman fue revelada a un grupo de ministros superiores la semana pasada por su padre, el Rey Salman. Tampoco ha asistido a otras conversaciones de alto perfil con dignatarios visitantes, incluida una semana pasada con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov.

El rey le pidió a Bin Salman que asistiera a esta reunión de gabinete, pero no asistió. Si bien la medida no se ha declarado públicamente, uno de los asesores de confianza del rey, Musaed al-Aiban, quien fue educado en Harvard y recientemente fue nombrado asesor de seguridad nacional, supervisará informalmente las decisiones de inversión en nombre del Rey.

La Embajada de Arabia Saudita en Washington ha rechazado múltiples solicitudes para obtener alguna declaración desde que el diario británco lo solicitó el pasado martes.

El detonante

La relación entre el Rey y su hijo ha estado bajo escrutinio desde el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, que presuntamente fue ordenado por el Príncipe Mohammed y provocó la condena internacional del Príncipe heredero. Esto ha sido negado por el Gobierno saudí.

Los expertos en el Medio Oriente están divididos sobre si el asesinato y la preocupación por el papel del reino en el conflicto en Yemen, han llevado tensión al corazón de la corte real secreta. Pero aunque la mayoría de los observadores esperan que el Príncipe Mohammed acceda al trono, hay algunas señales de que el rey está tratando de controlar a su controvertido hijo en un momento en que Arabia Saudí está bajo el foco de atención.