Matteo Salvini, en el centro, recibe a un grupo de inmigrantes procedenes de centros de recepción en Níger
Matteo Salvini, en el centro, recibe a un grupo de inmigrantes procedenes de centros de recepción en Níger - EFE

Récord de rechazo de solicitudes de asilo en Italia

El decreto sobre seguridad de Matteo Salvini reduce la ayuda y acogida a los refugiados, pero está aumentando los irregulares

Corresponsal en RomaActualizado:

Italia registra un récord en el rechazo de petición de asilo de los inmigrantes. En los últimos cuatro meses se han rechazado 24.800 solicitudes, lo que representa un 25 % más que en los cuatro meses anteriores (junio a septiembre). Este resultado se debe en gran medida al llamado decreto Salvini, una serie de medidas sobre seguridad que hizo aprobar en el parlamento a finales de noviembre el ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga. Se da a así una gran cambio de tendencia, porque ahora se deniega el asilo a algo más de tres inmigrantes sobre cuatro. El decreto Salvini suspende el proceso de solicitud de asilo para los individuos considerados «socialmente peligrosos». Y no solo disminuyen drásticamente los permisos y peticiones de asilo, sino que caen también las protecciones humanitarias. Se está desmantelando el llamado Sprar, el sistema de protección para los que pedían asilo y refugiados, un servicio del ministerio del Interior que se dedicaba a proyectos de asistencia y acogida de los inmigrantes. El porcentaje de los inmigrantes a los que se le reconoce el status de refugiado es muy bajo, solo el 8%. Desde octubre, a más de 7.000 personas se les denegó la llamada protección humanitaria. Concretamente, en enero solo se aprobaron 150 solicitudes, un número sumamente inferior a las 2.091 peticiones aprobadas en enero 2018. Estos datos, que reflejan la dureza de la política del ministro Salvini contra la inmigración, han sido publicados por el instituto para Estudios de Política Internacional (ISPI).

Salvini exulta

Obviamente, estas cifras son un triunfo para el vicepresidente del gobierno, Matteo Salvini, como se refleja en las encuestas. La Liga alcanza hoy el 34,5 % en intención de voto, según los sondeos, duplicando así su resultado obtenido en las elecciones generales del 4 de marzo. Mientras, el Movimiento 5 Estrellas, con el que forma coalición de gobierno, ve descender el consenso: Ha pasado del 32,5% en los comicios del 4 de marzo, al 24,5 %.

Matteo Salvini exulta con estos resultados y con los frutos de su decreto sobre seguridad, pero los expertos ven puntos negros a su decreto. Por ejemplo, se empieza a notar un aumento de inmigrantes irregulares y un aumento de casos en los tribunales. Al eliminarse la protección y acogida de inmigrantes, muchos de ellos terminan en las calles. Las organizaciones humanitarias han expresado su preocupación por la limitación de ayudas a los refugiados y lo consideran un desastre «para aquellos que necesitan especiales curas médicas, para quienes llegan de países en guerra o para las víctimas de torturas y violencias». Son aspectos que cuentan poco para Matteo Salvini, quien fundamentalmente alardea de estos datos: En el 2018 llegaron a Italia, según la ONU, 23.371 inmigrantes, casi cien mil menos que en el año 2017.