Carteles electorales en Francia
Carteles electorales en Francia - AFP

Los programas de Macron y Le Pen: sociedad abierta contra búnker ultra nacionalista

El programa económico de Macron es muy liberal en lo económico y reformista en lo social y el de Le Pen es ultra nacionalista, anti liberal y anti capitalista

Corresponsal en ParísActualizado:

Ante la segunda y decisiva vuelta, el próximo 6 de mayo, el programa de Emmanuel Macron es de corte liberal/reformista, en los antípodas de todas las tradiciones socialistas; mientras que el programa de Marine Le Pen es una síntesis ideal del «búnker» ultra nacionalista y el «socialismo en un solo país» de las tradiciones comunistas.

El programa económico de Macron es muy liberal en lo económico y reformista en lo social: Propone la supresión de más 120.000 puestos de funcionarios durante los próximos cinco años, la reducción de los impuestos para las empresas y las familias, fiscalidad empresarial favorable a la contratación, reforma del sistema nacional de seguridad social, nuevas ayudas a la «movilidad» de los parados y la revalorización de los salarios mínimos y pensiones.

Por su parte, el programa económico de Le Pen es ultra nacionalista, anti liberal y anti capitalista: Contiene un proyecto de salida de Francia de la UE, el Frexit, la ruptura con el euro y restauración del franco, moneda nacional, la ruptura con la Alianza Atlántica y relaciones privilegiadas con la Rusia de Putin, la restauración de las fronteras nacionales, para romper con el espacio policial común del Convenio de Schengen, la ruptura con los tratados comerciales multilaterales y fiscalidad «patriótica», con nuevos impuestos para las empresas que den trabajo a extranjeros.

En el programa de Macron se alternan las medidas compartidas parcialmente con el programa conservador de Fillon y las medidas compartidas parcialmente con el programa de los socialistas reformistas (Manuel Valls, derrotado en la elección primaria que eligió candidato del PS a un «rupturista» partidario del «socialismo auténtico», Benoît Hamon).

Con la derecha de Fillon, Macron comparte la necesidad de reducir la burocracia y el número de funcionarios. Fillon proponía suprimir 500.000 empleos de funcionarios. Macron propone suprimir 120.000. Con los socialistas reformistas, comparte el proyecto de «preservar pero reformar» el modelo social.

En el programa de Marine Le Pen alternan las medidas compartidas con todas las extremas derechas europeas y las medidas compartidas con la extrema izquierda francesa.

Con las extremas derechas europeas, Le Pen comparte el proyecto de «cerrar fronteras», «restaurar la moneda nacional» y salir de la UE. Con la extrema izquierda francesa (Mélenchon y los grupúsculos trotskistas), Marine Le Pen comparte su denuncia del «liberalismo salvaje» (culpable de todos los males que se ciernen sobre Francia, a su modo de ver), su denuncia de Macron como candidato «ultra liberal»), su deseo de nacionalizar la banca, su proyecto de «restaurar la soberanía nacional contra la tiranía capitalista de los mercados».