El presidente de la Asamblea Nacional Francesa, Richard Ferrand, durante una sesión en 2018
El presidente de la Asamblea Nacional Francesa, Richard Ferrand, durante una sesión en 2018 - REUTERS

El presidente de la Asamblea Nacional, íntimo de Macron, imputado por apropiación de fondos públicos

Richard Ferrand, que asegura que se siente «dispuesto a seguir su trabajo», pudo realizar operaciones inmobiliarias en favor de sus parejas en sus años como director de una organización sin ánimo de lucro

Corresponsal en ParísActualizado:

La justicia francesa imputó en la noche de este miércoles a Richard Ferrand, presidente de la Asamblea Nacional (AN), hombre de confianza de Emmanuel Macron, por presuntos delitos de «apropiación indebida de fondos públicos», lo que podría dar lugar a un eventual escándalo de «conflicto de intereses» entre cargos públicos y privados.

Según las filtraciones judiciales y las informaciones del semanario satírico «Le Canard enchaîné» (tradicionalmente bien informado), Richard Ferrand pudo cometer diversos delitos de orden administrativo y financiero años atrás, entre 2011 y 2017, cuando fue director general de la compañía Mutuelles de Bretagne y pudo realizar operaciones inmobiliarias con el fin de favorecer a Françoise Coustal (ex esposa del presidente de la Asamblea Nacional), y Sandrine Doucen (su actual compañera sentimental).

Hace poco más de un año, la asociación anticorrupción «Anticor» presentó una querella, denunciando posibles delitos de corrupción. A su juicio, Ferrand habría facilitado una «jugosa» operación inmobiliaria, en beneficio de su actual compañera sentimental, «disimulando» su intervención como principal ejecutivo de «Mutuelles de Bretagne».

Tras un largo proceso previo, la justicia ha decidido comenzar la instrucción del caso, interrogando a Ferrand, que se dice «sereno» y «dispuesto a seguir su trabajo como presidente de la Asamblea Nacional».

La apertura de una instrucción judicial, por presuntos delitos de «apropiación indebida de fondos públicos», no prejuzga la culpabilidad del sospechoso. Por el contrario, «destiñe» políticamente en la cúspide del Estado.

El presidente de la AN es la cuarta jerarquía del Estado, y, en este caso, un hombre de confianza del presidente de la República, miembro privilegiado de la «guardia pretoriana» personal de Emmanuel Macron.