Pablo Ibar, esta semana a su llegada al tribunal en el condado de Broward
Pablo Ibar, esta semana a su llegada al tribunal en el condado de Broward - Efe

Un perito de identificación facial rechaza que Ibar sea el asesino que aparece en el vídeo del crimen

El experto considera que las diferencias entre ambos impide concluir que se trate de la misma persona

Actualizado:

Un especialista en identificación facial considera que no se puede concluir que Pablo Ibar, el hispanoestadounidense para el que la Fiscalía pide pena de muerte por un triple asesinato cometido en una vivienda de Florida en 1994, sea la persona que aparece en el vídeo de una cámara de seguridad del lugar de los hechos.

Raymond Evans, un experto británico en comparación facial fotográfica y mapeo facial, testificó este martes llamado por la defensa en la decimo séptima sesión del juicio contra Ibar en el tribunal del condado de Broward, el cuarto al que se somete desde su detención hace más de 24 años. El acusado, nacido en Florida y con nacionalidad española, fue sentenciado a la pena capital en 2000, pero el Tribunal Supremo del estado anuló la condena en 2016 y ordenó repetir la vista por los fallos clamorosos del abogado de oficio que se le asignó, entre otros no llamar a un perito en identificación facial.

Evans certificó que, a pesar de la deficiente calidad del vídeo de videovigilancia del domicilio del asesinado Casimir Sucharski y de las imágenes fijas extraídas del mismo, son varias las diferencias entre Ibar y el perpetrador, diferencias que en su opinión impedirían claramente que nadie llegara a la conclusión de que son la misma persona, según informa la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar.

Esta organización apunta que Raymond Evans es «reconocido como uno de los principales expertos del Reino Unido en el campo de comparación facial fotográfica o mapeo facial» y que «ha aportado sus conocimientos en casos de alto perfil tanto en el Reino Unido como en EE.UU.». En este sentido, es llamado con frecuencia a aportar peritajes en tribunales como experto en reconocimiento facial, añade.

Durante el contrainterrogatorio por parte de la Fiscalía, Evans «mantuvo sus conclusiones con solidez a pesar de los esfuerzos de la Fiscalía de cuestionar su peritaje», indica la asociación. Señaló con claridad, agrega, que «las diferencias entre ambos rostros no se pueden atribuir de forma científica a las distorsiones habidas en la imagen de ínfima calidad del video».

También se llevó a cabo el contrainterrogatorio a Gary Wells, el experto en testimonios oculares que el día anterior había considerado que Gary Foy, el principal testigo de cargo, no era fiable, ya que la rueda de identificación física en la que señaló a Ibar no fue concebida de forma imparcial, sino que se hizo de forma dirigida, y porque había escogido en la identificación a dos personas, el español y otra más. Wells mantuvo sus argumentos ante las preguntas de la Fiscalía.

Un caso plagado de deficiencias

Este nuevo juicio contra Ibar, que comenzó el pasado 1 de enero, ha puesto de manifiesto hasta ahora que el proceso por el que se le llegó a condenar a muerte en 2000 estuvo plagado de deficiencias, con manipulación de pruebas y testigos, incluyendo el pago de mil dólares por un detective a para lograr un falso testimonio incriminatorio.

La defensa ha denunciado, además, que las imágenes de otro vídeo relacionado con el caso fueron borradas mientras estaban bajo custodia policial. Se habrían grabado en el club nocturno del que era propietario Sucharski, el Nickleodeon, y en él se vería cómo dos individuos lo amenazaban.

Junto a este empresario de la noche de Florida, en su casa fueron asesinadas en 1994 las bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers.