Trump y Pelosi, en presencia de Pence en el Capitolio
Trump y Pelosi, en presencia de Pence en el Capitolio - REUTERS

Pelosi rechaza el ‘impeachment’ a Trump: «No merece la pena dividir al país por él»

Pelosi, que encarna al ‘establishment’ demócrata en plena tensión con las nuevas fuerzas que empujan al partido hacia la izquierda, ha defendido su postura en una entrevista extensa con ‘The Washington Post’

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, mostró este lunes las cartas sobre uno de los asuntos más sensibles en la reelección de Donald Trump: el ‘impeachment’ o juicio político al presidente de EE.UU.

Pelosi, que encarna al ‘establishment’ demócrata en plena tensión con las nuevas fuerzas que empujan al partido hacia la izquierda, ha defendido su postura en una entrevista extensa con ‘The Washington Post’: «Yo no quiero el ‘impeachment’», dijo en la primera vez que la principal representante de los demócratas en el Congreso opina con rotundidad sobre el asunto.

Desde que Trump aterrizó en la Casa Blanca, las investigaciones de las que ha sido objeto -complot con Rusia, obstrucción con la Justicia, pagos para silenciar amantes como parte de la financiación electoral, entre otras- han colocado la sombra del ‘impeachment’, un juicio en el Congreso que puede acabar con su recusación, sobre su cargo. Con la conquista de la mayoría de la Cámara de Representantes por parte de los demócratas el pasado noviembre y con la llegada de legisladores izquierdistas -como Rachida Tlaib- que tenían en su programa el ‘impeachment’, la posibilidad ahora no es tan lejana.

Pelosi, sin embargo, no lo defiende. «El ‘impeachment’ es algo tan divisivo que, a no ser que haya algo convincente, evidente y con el apoyo de ambos partidos, no creo que deberíamos tomar ese camino. Porque divide al país y hacerlo por él no lo merece».

A pesar de no apostar por su procesamiento, la líder demócrata atacó con dureza a Trup, al que consideró «no apto ética e intelectualmente» para el cargo de presidente.

La postura de Pelosi apunta, ante todo, al cálculo político. Impulsar el ‘impeachment’ a Trump sería visto con malos ojos por parte de los demócratas moderados, por los votantes independientes y por los republicanos moderados que no ven con buenos ojos al presidente, pero que podrían ponerse de su lado si le acorralan en el Congreso. Y si el ‘impeachment’ se impulsa y no acaba con la recusación de Trump, podría suponer un golpe fenomenal contra los demócratas en las urnas.

Además, Pelosi se guarda una carta en la manga, porque estas afirmaciones las hace antes de que se conozcan los resultados de las investigaciones contra Trump, como la del fiscal especial Robert Mueller sobre la trama rusa o la de la fiscalía de Nueva York sobre el pago a la actriz porno Stormy Daniels para comprar silencio. Siempre podrá decir, si esas pesquisas acaban en una acusación sustantiva, que la situación es distinta y que en ese momento es cuando hay que plantear el ‘impeachment’.

Ahora habrá que ver si Pelosi es capaz de controlar a la facción más agresiva de su partido, que apuesta por atacar a Trump a tumba abierta, y consigue encontrar un mensaje unitario en su partido sobre el ‘impeachment’.