Dispositivo policial tras el asalto a la embajada
Dispositivo policial tras el asalto a la embajada - Guillermo Navarro

Ordenan mantener bajo custodia al exmarine detenido en EEUU por el asalto a la Embajada de Corea del Norte

El detenido sería miembro del grupo disidente norcoreano autodenominado Defensa Civil Cheollima (CCD)

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un juez federal de Estados Unidos ha ordenado este martes que el antiguo marine arrestado por su presunta vinculación con el asalto llevado a cabo en febrero contra la Embajada de Corea del Norte en Madrid permanezca bajo custodia estadounidense de cara a una posible extradición a España.

El juez también ha ordenado que se hagan públicos los documentos judiciales sobre el caso contra el detenido, Christopher Philip Ahn, de 38 años.

Ahn, quien sería miembro del grupo disidente norcoreano autodenominado Defensa Civil Cheollima (CCD), fue detenido el pasado jueves por las autoridades estadounidenses por su presunta vinculación con el asalto.

Los asaltantes se llevaron ordenadores y discos duros de la Embajada antes de huir a Estados Unidos, donde entregaron el material al FBI.

Un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte definió a finales de marzo el asalto a la Embajada como un «grave ataque terrorista» y advirtió de que Pyongyang está investigando si el FBI y otros grupos están detrás de este asalto.

Sin embargo, Corea del Norte no llegó a culpar directamente a Washington por este asalto. Por otra parte, pidió a las autoridades españolas que realicen la investigación de una manera «responsable».

En un escrito publicado en la red bajo el título 'Información sobre Madrid', y fechado el 26 de marzo, el CCD aseguró que el asalto respondió a «una situación urgente» en la Embajada, a la que fueron invitados, y subrayó que en el transcurso de esta acción «nadie fue amordazado o golpeado» y que los funcionarios fueron tratados «con dignidad» y con el necesario «cuidado».

Asimismo, el grupo disidente defendió que no se utilizaron «armas» por respeto a España y, en este sentido, se disculpó con las autoridades españolas por cualquier «inconveniente» causado al haberse visto atrapadas en medio de una situación «difícil».

Por su parte, Estados Unidos se ha desvinculado de este asalto y ha subrayado que el Gobierno de Donald Trump «no tuvo nada que ver con esto».