Lanzamiento de un misil balístico de alcance intermedio por Corea del Norte en 2017
Lanzamiento de un misil balístico de alcance intermedio por Corea del Norte en 2017 - AFP

Al menos cuatro países siguen ampliando su arsenal nuclear

China, India, Pakistán y Corea del Norte aumentan el número de ojivas, aunque EE.UU. alerta de que «Rusia va aumentar considerablemente sus reservas en la próxima década»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pese a que el número de armas nucleares en el mundo ha descendido notablemente desde el final de la Guerra Fría, gracias a la progresiva reducción de los arsenales de Estados Unidos y Rusia, la amenaza no ha desaparecido. Hasta nueve países cuentan con este tipo de armamento y varios de ellos están ampliando sus existencias.

Desde 1986, cuando se alcanzó el máximo con unas 70.300 cabezas nucleares en el planeta, se ha pasado a las 13.890 en la actualidad, según estimaciones de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS, por sus siglas en inglés). De esta cantidad, en torno a 3.600 se encuentran desplegadas con fuerzas operativas y 1.800 están en un elevado nivel de alerta, listas para ser empleadas de manera inmediata.

EE.UU. y Rusia siguen estando a la cabeza de forma destacada, con más de 6.000 armas nucleares cada una y acaparando entre ambos el 93% del total. Washington decidió retirarse del tratado para la eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF) después de denunciar que Moscú había vulnerado el acuerdo al desarrollar el misil 9M729, denominado también SSC-8. Pero, además, advierte de que «Rusia está renovando la capacidad de sus fuerzas nucleares» y de que «sus reservas nucleares totales probablemente van a aumentar de forma considerable a lo largo de la próxima década», según apuntó a finales del pasado mayo el director de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. (DIA), teniente general Robert P. Ashley, Jr. Achaca ese crecimiento, sobre todo, al importante incremento planeado en el número de armas nucleares no estratégicas, de las que ya tiene desplegados o en desarrollo docenas de sistemas y hasta 2.000 ojivas nucleares.

Con todo, según los últimos datos de la FAS, Rusia es junto con EE.UU. y el Reino Unido uno de los países que están reduciendo su número total de armas nucleares, mientras que Francia e Israel lo mantienen sin grandes variaciones. Los que lo están ampliando, de acuerdo con esta entidad de científicos estadounidenses, son China, Pakistán, India y Corea del Norte.

Pekín acelera su rearme nuclear

De estos cuatro países, el primero es el que más está reforzando su poderío nuclear, habiendo desplazado al Reino Unido del cuarto puesto y amenazando con superar a Francia en el tercero. Según el director de la DIA, es probable que «en la próxima década China al menos duplique el tamaño de su arsenal nuclear», merced a «la expansión y diversificación más rápida» de su historia. La Federación de Científicos Estadounidense estima que esto supondría que Pekín pasara de las 290 cabezas actuales a algo más de 600, aunque todavía lejos de los números de EE.UU. y Rusia.

Mientras, el régimen estalinista de Corea del Norte, con el que la Administración Trump abrió un proceso de diálogo para que renuncie a su programa atómico, podría haber desarrollado entre diez y veinte cabezas nucleares. EE.UU. exige a Pyongyang que entregue su arsenal antes de levantar las sanciones económicas impuestas.

Otro punto caliente es la frontera entre India y Pakistán, países no firmantes del tratado de no proliferación nuclear (TNP), al igual que Israel. Corea del Norte se retiró. En el caso de India, los científicos atómicos estadounidenses creen que cuenta con 140 cabezas nucleares, si bien ha producido plutonio para entre 150 y 200. En cuanto a Pakistán, estiman que puede pasar de unas 140 o 150 cabezas actuales a 220 o 250 en 2025.

A todo ello se suma la preocupación internacional por la ruptura del acuerdo nuclear firmado en 2015 por EE.UU. y otras potencias con Irán, que a principios de julio superó el límite de uranio enriquecido permitido en ese pacto.