Encuentro con los medios de las autoridades de la ciudad de Dakhla
Encuentro con los medios de las autoridades de la ciudad de Dakhla - P. C.

Marruecos tensa las relaciones con la UE ante la posible cancelación del convenio pesquero

La amenaza del Tribunal comunitario ensombrece la apertura de la cumbre hispano-marroquí de la pesca

Enviada especial a Dakhla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El inminente pronunciamiento del Tribunal de Justicia de Luxemburgo sobre la legalidad o no del convenio pesquero con Marruecos, que está en vigor desde 2007 y ha sido prorrogado en dos ocasiones, ha tensado las relaciones entre el reino alauí y la UE. El hecho de que el abogado general de la causa, Melchor Wathelet, afirmara que no es válido por aplicarse también en el Sáhara Occidental y sus aguas, abre las puertas a que este acuerdo sea declarado ilegal, con las consecuencias económicas y políticas que podrían derivarse. Una sentencia que se espera para el próximo día 27, aunque podría demorarse.

Esta cuestión va a hoy la cumbre hispano-marroquí de pesca, que se celebra en la ciudad de Dakhla, una de las zonas que puede resultar más perjudicadas si este acuerdo es declarado nulo.

Tanto el sector pesquero como dirigentes políticos dejaron ayer patente su malestar, en varios encuentros que han mantenido con medios de comunicación internacionales, desplazados a esta ciudad del Sáhara Occidental.

El más vehemente ha sido el presidente del Consejo Provincial de Dakhla, Sidi Ahmed, que ha llegado a afirmar que la vigencia de este convenio pesquero es una cuestión de "vida o muerte” e incluso ha llegado a dejar entrever que la seguridad de la Unión Europea puede verse perjudicada si este acuerdo es declarado nulo. “La seguridad de Europa y de otros países, depende de Marruecos”, subrayó este dirigente político local, a la vez que advertía de que “no vamos a permitir” que este convenio finalice. A su juicio, sin el acuerdo, la zona “puede vivir, pero malamente”, y sería “una catástrofe” su supresión. En este sentido añadió que “el papel que juega Marruecos en cuanto a seguridad no lo puede jugar nadie”.

El sector pesquero centró su preocupación en el aspecto económico del acuerdo, que tiene una compensación para Marruecos de 40 millones de euros, de los que el 75 por ciento se invierten en la zona de Dakhla. Un dinero que dejaría de invertirse en una zona en la que se podrían llegar a perder 20.000 puestos de trabajo y el cierre de más de 60 empresas vinculadas directa o indirectamente a la pesca. Los empresarios marroquíes recordaron que, si finaliza el acuerdo, los productos de la zona del Sahara tendrían que pagar un 15 por ciento de arancel para entrar en la Unión Europea, por lo que se encarecería el producto. Esto afectaría fundamentalmente a los pelágicos: sardina, caballa y jurel.

Este sector también aludió a los perjuicios que podría tener en la inmigración, ya que la pesca da trabajo a mucha gente que, si no encuentra sustento, podría desplazarse a Europa.

Una de las zonas afectadas también sería la flota de Canarias, que mueve un volumen económico de 3,5 millones de euros en logística para los nueve barcos europeos que desembarcan 55.000 toneladas de pescado en las islas, beneficiando su dinamización.