Macri se afana en conservar la buena relación con Rusia que tuvo Kirchner

Ambos presidentes firman en el Kremlin una declaración conjunta sobre «diálogo estratégico»

El Gobierno de Moscú esta interesado en invertir en Argentina en proyectos energéticos

Corresponsal en MoscúActualizado:

En su primer viaje a Rusia, el presidente argentino, Mauricio Macri, fue recibido este martes en el Kremlin por su homólogo ruso, Vladímir Putin. Nada más reunirse los dos mandatarios, Macri agradeció a su anfitrión la ayuda prestada por Moscú a su país en la búsqueda del submarino ARA San Juan, que sigue desaparecido.

Putin, por su parte, expresó el deseo de que se incremente el intercambio comercial con Argentina, que calificó de «modesto», y apuntó que actualmente viven en ése país del Cono Sur 300.000 rusos, según sus palabras, «la mayor de nuestras diásporas en el extranjero».

Tras la reunión, ambos presidentes firmaron una declaración conjunta sobre «diálogo estratégico». A juicio del máximo dirigente ruso, sus dos países «tienen posiciones cercanas o coincidentes en asuntos regionales y globales». Pero Venezuela se encuentra entre las discrepancias, ya que para Macri el régimen de Maduro constituye una fuente de preocupación e inestabilidad en la región al tiempo que para Putin es uno de sus mejores aliados en Iberoamérica, junto con Cuba, Nicaragua y Bolivia.

Argentina también formó parte de ese eje cuando su presidenta fue Cristina Fernández de Kirchner y ahora, pese a que el actual inquilino de la Casa Rosada mantiene posiciones muy distintas, Buenos Aires desea conservar el buen tono con Moscú.

Invertir en Argentina

El principal interés de Rusia consiste en invertir en Argentina en proyectos energéticos. El gigante Gazprom espera a corto plazo concluir con YPF un contrato de prospección y extracción de gas en el yacimiento Estación Fernández Oro. La agencia rusa de energía atómica, Rosatom, por su parte, ha propuesto a Macri la construcción de una central nuclear en Argentina. Rosatom pretende también extraer uranio en el país Iberoamericano. Putin ofreció además a su invitado el suministro de motores para cohetes. A cambio, Macri espera una intensificación de las exportaciones a Rusia de productos de alimentación, carne en primer lugar, y tecnología.

Macri, cuyo país preside este año el G20 (países desarrollados y emergentes) comenzó su primera jornada en Moscú con un desayuno con empresarios rusos, después inauguró junto con su esposa, Juliana Awada, una plaza en el centro de Moscú que ahora llevará el nombre de la República Argentina (en Buenos Aires ya existe una plaza de la Federación de Rusia) y después depositó junto a la muralla del Kremlin una ofrenda floral en la Tumba al Soldado Desconocido, en recuerdo de los soldados soviéticos que cayeron durante la Gran Guerra Patria (la II Mundial).

Putin y Macri se vieron por primera vez en septiembre de 2016 durante la cumbre del G20 en China. Se da por hecho que el líder argentino volverá el próximo verano a Rusia para presenciar alguno de los partidos del Mundial de Fútbol 2018 en los que juegue su selección.

Foro de Davos

Macri viaja el miércoles desde Rusia a Suiza para participar en el Foro Económico de Davos en calidad de titular del G20. Allí se reunirá con la Reina Máxima de los Países Bajos, que nació en Argentina, y con los primeros ministros de Holanda y Canadá, Mark Rutte y Justin Trudeau. El viernes se trasladará a París para verse con Emmanuel Macron en la que será la última etapa de su actual gira.