Juncker advierte a Salvini y a Di Maio sobre la expulsión de masiva de inmigrantes

Con anterioridad, ambos líderes italianos se han burlado de las declaraciones procedentes de Europa, por considerarlas injerencias

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Los dos partidos populistas se están repartiendo las carteras del futuro gobierno en dos grandes sectores: Los ministerios económicos serán competencia del Movimiento 5 Estrellas, mientras la Liga Norte se reserva los que tienen que ver con la seguridad, la justicia y la inmigración. De todas formas, Matteo Salvini, autocandidato a ministro del Interior, quiere imponer como ministro de Economía a Paolo Savona, 82 años, un economista prestigioso, pero euroescéptico. Savona considera que el euro es una moneda que favorece a Alemania y constituye una jaula para Italia. El otro líder de la alianza de gobierno, Luigi Di Maio, que nunca trabajó fuera de la política –lo mismo que Salvini- pretende un superministerio que englobe Trabajo y Desarrollo Económico.

Di Maio y Salvini recibieron dos serias advertencias sobre sus competencias. El presidente de Confindustria, Vincenzo Boccia, llamó la atención al futuro gobierno para que que no se abandonen los grandes proyectos de infraestructuras, citando el tren de alta velocidad Turín-Lyon, un acuerdo firmado con Francia que Luigi Di Maio ha prometido romper por considerarlo «inútil», suscitando profundo malestar en Francia. Mientras, el presidente de la Comisión europea, Jean Claude Juncker, ha advertido que la UE vigilará la forma en que se realiza la expulsión masiva de 500.000 inmigrantes. Hasta ahora, Di Maio y Salvini se han burlado de las declaraciones procedentes de Europa, por considerarlas injerencias en el debate político italiano.