AFP

Irán vuelve a almacenar de modo oficial uranio enriquecido

Si la UE no convence a EE.UU., Teherán se considera eximido del pacto de 2015

Corresponsal en WashingtonActualizado:

La República Islámica de Irán ha renunciado formalmente a las limitaciones de su programa nuclear que aceptó en el acuerdo negociado con las potencias del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de 2015. A partir de ayer ha retomado el almacenamiento de uranio enriquecido más allá de los 300 kilos, que era el límite aceptado, y además deja de vender el excedente de agua pesada, empleada como moderador y refrigerante en los reactores nucleares.

El Gobierno iraní notificó la semana pasada a los firmantes del tratado -China, Francia, Alemania, Rusia y Reino Unido- que renunciaba a parte de los compromisos adquiridos a causa de la salida del pacto de Estados Unidos hace un año. Desde entonces, Donald Trump ha retomado las sanciones y ha presionado a sus socios, incluida España, para que dejen de comprar petróleo en Irán.

En realidad Teherán prevé recuperar íntegramente su programa de enriquecimiento de uranio si los firmantes del tratado no presionan a EE.UU. para que retire por completo las sanciones, como ya hizo Barack Obama en 2015. Públicamente, Irán mantiene que su programa nuclear es para fines civiles y estrictamente energéticos, pero Israel le ha acusado en repetidas ocasiones de preparar los cimientos para obtener armas nucleares.

El líder supremo iraní, el clérigo Alí Jamenei, se pronunció ayer por primera vez sobre la crisis con una amenaza velada sobre sus capacidades nucleares. «Enriquecer hasta el 20% es lo más difícil y ya lo hemos hecho, lo demás es mucho más fácil», dijo el ayatolá a los medios iraníes, según informa la agencia Associated Press.

Jamenei, que es quien acumula todo el poder en Irán, también dijo que de ningún modo permitirá que se vuelva a negociar un acuerdo del que EE.UU. sea parte, dada la ruptura unilateral del anterior por parte de Trump. Sí que dijo, sin embargo, que no busca ningún tipo de conflicto y que las advertencias de la Casa Blanca sobre ataques inminentes son infundadas.

De momento, según han revelado las autoridades iraníes a través de la agencia ISNA, Irán mantiene el enriquecimiento de uranio al 3,67%, frente al 20% de hace cuatro años. Para poder emplearlo como armamento en cabezas de misiles debería alcanzar un enriquecimiento del 90%.

El acuerdo nuclear lo negociaron Obama y su homólogo iraní, el presidente Hasan Rohaní, considerado un moderado dentro de la política de su país. Trump hizo campaña en 2016 con la promesa de salirse de un acuerdo que considera insuficiente, porque no impone restricciones al almacenamiento y despliegue de misiles por parte de la república islámica.

Según dijo Rohaní la semana pasada, «si durante los próximos 60 días se mantienen nuestros principales intereses, especialmente la venta del petróleo y la eliminación de sanciones bancarias, volveremos a las condiciones anteriores». Es cierto, como apuntaba Jamenei, que una vez alcanzado el 20% de enriquecimiento, el proceso se acelera considerablemente y la capacidad de desarrollar armamento nuclear queda muy agilizada.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica, que depende la Naciones Unidas, ha certificado hasta ahora que Irán ha cumplido todos los compromisos adquiridos en 2015.