Un grupo de manifestantes indios grita consignas contra Pakistán por el ataque en Cachemira
Un grupo de manifestantes indios grita consignas contra Pakistán por el ataque en Cachemira - EFE

La India buscará «aislar a Pakistán en el mundo» por el atentado en Cachemira

Ascienden a 42 los policías muertos en el ataque terrorista del jueves

Nueva Delhi Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La India elevó ayer las acusaciones contra Pakistán al implicarlo en el peor ataque en la Cachemira india en tres décadas de rebelión armada, un atentado con coche bomba en el que el jueves murieron al menos 42 policías y del que Islamabad se distanció, al considerar las críticas infundadas. El atentado, reivindicado por el grupo terrorista Jaish-e-Mohammad (JeM), tuvo lugar a 20 kilómetros de la capital regional de verano, Srinagar, cuando un atacante suicida detonó su vehículo cargado de explosivos al paso de un convoy de la Fuerza Central de Policía de Reserva (CRPF).

El ministro indio de Finanzas, Arun Jaitley, sentenció ayer, a la salida de una reunión del Comité de Seguridad del Gabinete indio (CCS), que Pakistán está «directamente implicado». Jaitley anunció que la India retirará el estatuto de «nación más favorecida» a su vecino, una denominación que implica beneficios en el comercio entre naciones. «El Ministerio de Asuntos Exteriores iniciará todas las medidas posibles, y me refiero a todas las medidas diplomáticas necesarias para asegurar el completo aislamiento de Pakistán en la comunidad internacional», añadió.

Nueva Delhi ha acusado reiteradamente a Islamabad de apoyar el «terrorismo transfronterizo» y de permitir y auspiciar el funcionamiento en su territorio de grupos terroristas islámicos que buscan desestabilizar la Cachemira india. Ambos países han librado dos guerras y numerosos conflictos bélicos menores por el control de este territorio, uno de los más militarizados del mundo.

Por su parte, Pakistán «rechazó enérgicamente» las acusaciones indias por considerar que no se ha producido una investigación que demuestre sus vínculos con el atacante. Islamabad afirmó que el ataque «es una cuestión preocupante» y aseguró que siempre han condenado la violencia en Cachemira, donde denuncia con frecuencia que las autoridades indias violan los derechos humanos.