El hijo de Netanyahu, censurado por Facebook

El bloqueo de Facebook provocó el enfado del hijo de Netanyahu quien denunció que esta red «deja miles de comentarios en los que se pide la destrucción del estado de Israel y la muerte de miles de judíos»

Corresponsal en Jerusalén Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Yair Netanyahu está en guerra contra «la dictadura del pensamiento de Facebook». El hijo mayor y más conocido del primer ministro de Israel – tiene otros dos, pero alejados de la vida pública- denunció a través de Twitter que la red social de  Mark Zuckerberg bloqueó su cuenta durante 24 horas a causa de una serie de mensajes sobre musulmanes y palestinos.

«La dura política de Facebook me ha encontrado. ¡Enhorabuena!», escribió Yair junto a una captura de pantalla en la que mostró el aviso en el que le informaban del incumplimiento de la normativa del portal en materia de comunicaciones. En los mensajes censurados por Facebook, Yair se preguntaba: «¿Sabéis dónde no se producen atentados? En Islandia y Japón donde por casualidad no hay musulmanes», o aseguraba que solo había dos soluciones para alcanzar la paz: «Que todos los judíos se vayan o que se marchen todos los musulmanes». Ante esta disyuntiva señaló que «prefiero la segunda opción».

El bloqueo de Facebook provocó el enfado del hijo de Netanyahu quien denunció que esta red «deja miles de comentarios en los que se pide la destrucción del estado de Israel y la muerte de miles de judíos» y que «también hay miles de mensajes con amenazas de muerte para mí y mi familia que no han sido retirados porque entran dentro del ámbito de la libertad de expresión».

Joven con antecedentes

No es la primera vez que Yair se ve envuelto en una polémica en las redes sociales. En agosto, cuando valoró la marcha de grupos neonazis en Virginia, Estados Unidos, escribió en su muro que «la escoria neonazi me odia a mí y a mi país, pero pertenecen al pasado». Lo que preocupaba de verdad a Netanyahu eran «los matones antifascistas y del BLM (en referencia a la plataforma Black Lives Matter) que odian a mi país y, desde mi punto de vista, también a Estados Unidos y se están convirtiendo en la clase dominante en universidades y las calles».

Esa misma semana, según informó el diario Haaretz, el think-tank israelí Molad se querelló contra él por sus comentarios en Facebook a un perfil que le dedicó este centro de estudios estratégicos que tuvo 1,25 millones de visitas, el récord de la organización. El hijo del primer ministro les llamó «radicales anti sionistas que trabajan gracias a los fondos de la Israel Destruction Fund (juego de palabras para criticar a la New Israel Fund, que busca la igualdad entre todos los israelíes) y la Unión Europea».

Los Netanyahu no pasan por sus mejores momentos de popularidad y Yair se suma a las críticas extendidas a una familia que está en el punto de mira de la Justicia israelí por supuestos casos de corrupción, fraude y abuso de poder. Además de los escándalos en las redes, el hijo mayor del matrimonio también acaparó los titulares locales este verano cuando un vecino denunció que se negó a recoger los excrementos de su perro en un parque y posteriormente le dedicó un gesto obsceno con el dedo corazón.