La activista indígena Rosalina, Tuyuc particpa, rodeada de fotografías de víctimas de la guerra civil, en una protesta frente al Congreso de Guatemala
La activista indígena Rosalina, Tuyuc particpa, rodeada de fotografías de víctimas de la guerra civil, en una protesta frente al Congreso de Guatemala - EFE

Guatemala dividida sobre la ley de amnistía para crímenes durante la guerra civil

Human Rights Watch, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas también han solicitado a los legisladores que archiven el texto

Corresponsal en Ciudad de México Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El fantasma de la guerra civil (1960-1996) vuelve a recorrer Guatemala, ya que el Congreso guatemalteco se dispone a votar una polémica ley de amnistía por los crímenes cometidos durante el largo conflicto. El texto -todavía proyecto de ley- busca perdonar a los militares ya condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante los de 36 años de guerra civil.

«La Ley de Reconciliación Nacional se presentó por los derechos humanos porque la inaplicación de la amnistía decretada en 1996 los violó», dijo en Twitter el diputado Fernando Linares, impulsor del texto. La amnistía otorgada en 1996 perdonaba diversos crímenes excepto los delitos de genocidio, tortura y desaparición forzada. Según Linares, del conservador Partido de Avanzada Nacional, aquella amnistía es inválida para los casos de tortura y desaparición forzada, ya que entonces estos crímenes no estaban regulados en el sistema penal guatemalteco. En cambio, el genocidio si lo estaba.

La propuesta de amnistía ha recibido un fuerte rechazo nacional e internacional. Asociaciones de víctimas de la guerra civil han pedido que se interrumpa el trámite de la ley, mientras que organizaciones como Human Rights Watch, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y Naciones Unidas también han solicitado a los legisladores que archiven el texto. «Liberaría a decenas de militares condenados por graves abusos y prohibiría toda posibilidad futura de juicios por las violaciones de derechos humanos», denuncia Human Rights Watch en un comunicado.

Dominado por una coalición conservadora que suma el 58% de los escaños, el congreso guatemalteco podría aprobar esta ley que prevé la puesta en libertad en 24 horas de los militares condenados. A su vez, podría anular las numerosas indemnizaciones que han sido ya pagadas a las víctimas si finalmente se declararan nulas todas las condenas.

La guerra civil de Guatemala se desarrolló en plena Guerra Fría entre grupos armados de ideología marxista y el ejército. Más de 250.000 personas fueron asesinadas y hubo más de 600 masacres que han sido documentadas. Más de 1 millón de guatemaltecos fueron desplazados de sus casas, mientras que alrededor 45.000 personas siguen a día de hoy desaparecidas.