Gilbert Serna y Adria González, héroes del tiroteo - CNN / Vídeo: Los héroes de la tragedia

Un empleado de Walmart y una cliente salvaron a 140 personas del tiroteo de El Paso

Gilbert Serna, un empleado de Walmart y Adria González, una maestra, ayudaron a escapar a las personas que se encontraban en el supermercado

ABC
Actualizado:

Veintidos muertos y veinticuatro heridos fue el saldo que dejó el tiroteo de El Paso (Texas), el más mortífero de este año. Patrick Crusius, un joven de 21 años, disparó contra la gente sin piedad el pasado sábado en las instalaciones de un gigante supermercado norteamericano en el centro comercial Cielo Vista.

Cuando se escucharon disparos en el Walmart de El Paso, Gilbert Serna gritó a todos que lo siguieran. Dijo que llevó a casi 100 personas fuera de la tienda a un lugar seguro antes de regresar al estacionamiento para ayudar a otros. «Tenía miedo, no voy a mentir, pero no estaba pensando en mi propia seguridad. Estaba pensando en la seguridad de todos los demás», dijo Serna a la cadena de noticias CNN.

Padre de dos hijos, Serna ha trabajado en esta tienda Walmart durante casi 19 años. Estaba parado cerca de la parte trasera de la tienda el sábado cuando escuchó un «código marrón» anunciado por la radio de dos bandas. Le llevó un momento darse cuenta de lo que eso significaba: tirador activo.

Inmediatamente, el hombre de 36 años hizo una señal a los clientes y compañeros de trabajo para que lo siguieran a la trastienda del local. En esa habitación, Serna localizó la salida de incendios y condujo al grupo fuera del edificio. «Estábamos a la intemperie», dijo Serna. «Abrí los contenedores de envío y les dije a todos que entraran». Walmart confirmó que Serna es su empleado y un portavoz de la empresa dijo que estaban al tanto de su acto heroico.

Mientras Serna guiaba a las personas hacia una zona segura en la parte trasera de la tienda, otra persona intervino para ayudar a los demás. Serna no lo sabía en ese momento, pero un cliente habitual que él conocía estaba ayudando a la gente en otras partes de la tienda.

Después de escuchar tres disparos y ver al menos a cinco personas sangrando en el piso, Adria González jaló a su madre por la camisa y llegó a un área de almacenamiento en el Walmart.

La maestra asistente se quitó su sombrero rosa y comenzó a agitarlo hacia las personas cercanas, señalando una salida, dijo González a CNN el sábado.

Cerca de 40 personas la siguieron al área de almacenamiento cerca del mostrador de carne, donde esperaron en silencio. Esperaron hasta que ya no pudieron oír ningún disparo.