EE.UU. endurece las sanciones contra Irán

El objetivo es impedir que reconstruya su antiguo programa armamentístico nuclear

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha anunciado este viernes el endurecimiento de las sanciones impuestas contra Irán y la concesión de exenciones a Reino Unido, China, Francia y Rusia para que continúen desarrollando proyectos que impidan que este país reconstruya su antiguo programa armamentístico nuclear.

«La Administración ha impuesto sanciones más duras al régimen iraní. Seguiremos aplicando la máxima presión hasta que los líderes del país cambien su comportamiento destructivo, respeten los derechos de su pueblo y regresen a la mesa de negociaciones», han señalado en un comunicado de prensa.

En este sentido, a partir del 4 de mayo, cualquier ayuda para expandir la central nuclear de Busherh estará sujeta a sanciones. «Hasta que Irán no termine con su comportamiento desestabilizador y regrese a la mesa de negociaciones para alcanzar un acuerdo, no puede haber negocios como de costumbre con Irán, en particular con su programa nuclear, y no lo toleraremos», han aseverado.

Por otro lado, han anunciado la concesión de exenciones a Reino Unido, China, Francia y Rusia para llevar a cabo determinadas actividades que restrinjan las actividades nucleares de Irán.

«Estamos permitiendo la continuación temporal de determinados proyectos de no proliferación que limiten las actividades nucleares de Irán y que ayuden a mantener el statuo quo nuclear en este país, hasta que alcancemos un acuerdo integral que acabe con las amenazas de proliferación», han explicado.

Estas actividades podrán seguir desarrollándose durante un período renovable de 90 días; entre ellas destaca el rediseño del reactor de Arak; la modificación de la infraestructura de la instalación de Fordow para ayudar a garantizar que la instalación ya no se utiliza para trabajos de enriquecimiento de uranio; o el trabajo desarrollado en la central nuclear de Bushehr para asegurar la seguridad de sus operaciones.

Asimismo, Estados Unidos se reserva el derecho de modificar o revocar su política respecto a este asunto en cualquier momento. «En combinación con nuestras sanciones, estas actividades mejoran nuestra capacidad para limitar el programa de Irán y mantener la presión sobre el régimen mientras buscamos un nuevo acuerdo», ha aseverado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, decidió en 2018 retirarse unilateralmente del acuerdo, que levantó sanciones económicas a Irán a cambio de que el país abandonara su programa armamentístico nuclear.

Las sanciones estadounidenses han afectado a la economía iraní y se teme que un mayor endurecimiento de las exportaciones petroleras, que suponen la principal fuente de ingresos del país, puedan provocar más tensiones políticas y militares a nivel internacional.

Irán ha amenazado con bloquear el estrecho de Ormuz, una de las principales rutas marítimas mundiales, lo que podría llevar a enfrentamientos militares así como afectar el comercio petrolero internacional.