Manifestación en Buenos Aires reclamando la aparición de Santiago Maldonado
Manifestación en Buenos Aires reclamando la aparición de Santiago Maldonado - AFP

La desaparición de Maldonado, el caso que el kirchnerismo usa para cargar contra Macri

Santiago Maldonado lleva desaparecido desde el 1 de agosto, cuando participó en un corte de carretera con miembros de la comunidad mapuche

CORRESPONSAL EN BUENOS AIRESActualizado:

Los alumnos del Lenguas Vivas, colegio público con fama de excelencia en Buenos Aires, se sorprendieron al recibir el folleto. Los profesores habían impreso un «instructivo» donde responsabilizaban a la Gendarmería (principal cuerpo de seguridad nacional) de la desaparición de Santiago Maldonado, un activista político, artesano y tatuador, en paradero desconocido desde hace un mes.

El 1 de agosto Maldonado, presuntamente, participó en un corte de carretera con miembros de la comunidad mapuche de Chubut (sur de Argentina). Desde ese día, no se tienen noticias suyas. En las escuelas cercanas a Pu Lof, donde la familia y un par de testigos aseguraron haberle visto por última vez. Delegados de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Cetera) sindicato afín al kirchnerismo, entraron esta semana en las aulas donde estudian los hijos de los gendarmes de la zona y acusaron a sus padres de matar a Maldonado. A la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la escena que relató le produjo un impacto similar al recibido por el titular de Educación, Alejandro Finocchiaro, «por el uso político», sin escrúpulos ni respeto a la infancia, de un suceso donde, hasta el momento y según investigación judicial, no hay pruebas ni indicios sólidos de que participaran los gendarmes (en la presunta desaparición forzada).

El caso de Santiago Maldonado se ha convertido en arma política arrojadiza de oposición y ONG de derechos humanos alineadas a la ex presidenta Cristina Fernández, contra el Gobierno de Mauricio Macri. El jurista Ricardo Gil Lavedra, magistrado del histórico juicio a las Juntas Militares, advirtió que el objetivo es tratar de «emparentar el gobierno con la dictadura (1976-83), sacar algún provecho político. Eso, es evidente», aseguró.

La presidenta de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, en declaraciones radiofónicas, consideró «aberrante» la desaparición de Maldonado e hizo responsable al Gobierno. La titular –y procesada por desfalco- de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, fue más lejos al afirmar que «lo mataron, sí, por orden de Mauricio Macri para sostener el plan económico» porque «hay que meterle miedo al pueblo». Dicho de otro modo, la ex presidenta y viuda de Néstor Kirchner, coincidió con ella. «La Gendarmería Nacional es la misma que en diciembre de 2015 (cuando ella ocupaba la Casa Rosada). Lo que cambió es el Gobierno. Las fuerzas sólo reciben órdenes. Lo que cambiaron son las órdenes», proclamó al reclamar la aparición con vida de Maldonado.

Representantes de las organizaciones mencionadas más el Cels (Centro de Estudios Legales y Sociales), H.I.J.O.S. Capital, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina y otras ONG se habían reunido anteriormente con la ministra de Seguridad, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj y el titular de la cartera de Justicia, Germán Garavano. En un audio filtrado por alguno de los asistentes se llega a decir: «Yo me voy con la convicción de que ustedes saben dónde está Santiago y qué hicieron con él». La acusación partió de Ángela Catalina 'Lita' Paolin de Boitano, presidenta de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas. Patricia Bulrich, entre dolida y airada, protestó, «no voy a permitir eso» y la reunión se dio por zanjada.

El miércoles, los maestros de escuelas y colegios públicos de buena parte de Argentina, además de insistir en clase con las acusaciones a Gendarmería, pasaron lista en las aulas a Santiago Maldonado, como si fuera un alumno ausente. Los vídeos de estos docentes se hicieron virales al subirlos los estudiantes. El hastag de sus padres #conmishijosno copó las redes sociales y reavivó la polémica.

El Gobierno de Mauricio Macri pidió colaboración al Gobierno de Chile donde Santiago Maldonado había entrado y salido recientemente de forma aparentemente irregular y solicitó la intervención de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas para que supervise la investigación. Marcos Peña, jefe de Gabinete, respondió en el Congreso la batería de preguntas sobre el caso: «Somos los primeros interesados en que aparezca con vida Santiago Maldonado. Todas las hipótesis están abiertas...Seremos todo lo duro que tengamos que ser con cualquier persona que se haya alejado un centímetro de la ley, sobre todo en el uso de la fuerza pública», garantizó.

La confusa historia de Santiago Maldonado (datos contradictorios, pruebas falsas, vídeos de encapuchados irreconocibles y familiares con actitudes ambiguas), ha vuelto a poner de manifiesto el modus operandi del fanatismo kirchnerista y su uso político de los derechos humanos. En esa línea, las organizaciones y organismos que brillaron por su coraje y tenacidad durante la última dictadura argentina (1976-83), lamentablemente -y a diferencia de lo que sucedió en Chile tras el régimen de Pinochet-, han caído en el descrédito. El interés político y beneficio propio parece prevalecer sobre la sangre derramada de miles de muertos y desaparecidos (en ningún caso 30.000) durante un régimen salvaje que asoló siete años consecutivos Argentina. Quizás, la proximidad de las elecciones legislativas de octubre (se renuevan parcialmente las Cámaras) tengan que ver con este espíritu de vale todo o quizás, sencillamente, es que hoy, ellos son así.