Las dos policias asesinadas en Leja, Sorya Belkacemi (izquierda) y Lucile García (derecha) - AFP

Daesh reivindica el atentado de Lieja que acabó con la vida de tres personas

La policía busca los posibles cómplices del atacante, que el día anterior asesinó a un vagabundo

CORRESPONSAL EN BRUSELASActualizado:

La justicia belga ha definido como «asesinato terrorista e intento de asesinato terrorista» el ataque que costó la vida a tres personas, dos de ellas policías, el martes en la ciudad de Lieja, teniendo en cuenta las dudas que rodeaban al comportamiento del asesino, que fue abatido por las fuerzas del orden. La reivindicación aparecida a última hora de ayer por parte de los órganos de propaganda de Daesh podría ayudar a esclarecer los hechos. En un comunicado publicado en sus habituales medios de difusión, el grupo asegura que el autor de los hechos «era un soldado del Estado Islámico» (Daesh).

La política belga, mientras tanto, ha empezado a resentirse a cuenta de los reproches a la gestión del sistema penitenciario. Ha bastado que el hombre más influyente del país, el independentista flamenco, alcalde de Amberes y líder del principal partido de la mayoría Bart De Wever, se haya preguntado «¿cómo es posible que una persona de estas características pudiera pasearse por la calle?» para que se haya encendido un debate que apunta al ministro de Justicia, Koen Greens. Líder de los democristianos flamencos, Greens es la figura más relevante del nacionalismo flamenco moderado y no sería de extrañar que los independentistas de la Nueva Alianza Flamenca prefieran perjudicarlo ahora que termina la legislatura.

La reivindicación de Daesh reafirma la versión de que el asesino, Benjamin Herman, era un delincuente común que se convirtió al islam radical en prisión. Según los testimonios recogidos en su entorno, su práctica religiosa ha sido definida como «discreta», pero sí era conocido como una persona extremadamente violenta.

Incidentes de permiso

Asimismo ha trascendido que en sus últimos permisos penitenciarios había protagonizado ciertos «incidentes graves» que también hubieran debido aconsejar una mayor vigilancia a la hora de concederle nuevas oportunidades para salir de prisión.

En todo caso, la fiscalía ha confirmado que gritó varias veces «Alá Akhbar» y, como dijo la portavoz de este organismo judicial, «siguió el modus operandi que los terroristas islámicos describen regularmente en internet». El núcleo central de las investigaciones es ahora determinar si el criminal actuó solo, como parece, o si contó con la ayuda de otros cómplices. La policía también han confirmado que Herman fue el autor del asesinato de un vagabundo que tuvo lugar el lunes por la noche.