París, distrito XI
París, distrito XI - J.P. Quiñonero

Crece la implantación islamista en los servicios públicos de Francia

Un informe del Senado advierte que la «radicalización» ya no se incuba solo en algunas mezquitas

ParísActualizado:

Un informe oficial del Senado ha detectado un incremento significativo de la implantación musulmana, islamista, en los servicios públicos: ejército, policía, bomberos, administraciones del Estado, escuelas y universidades.

No existen cifras oficiales: están prohibidas históricamente las estadísticas étnicas y religiosas. Pero todos los “indicadores” subrayan la tendencia a la alza.

El semanario Le Point (independiente) ha publicado un resumen de las conclusiones de un informe oficial del Senado, realizado por dos diputados, Eric Diard (Los Republicanos, LR, conservador tradicional) y Eric Foulliat (La República En Marcha, LREM, el partido de Emmanuel Macron), compilando las opiniones e investigaciones de numerosas personalidades íntimamente asociadas a los problemas de seguridad.

Nicolas Lerner, director general de la Dirección General de la Seguridad del Territorio (DGST, espionaje), declara a los investigadores que han realizado el informe por cuenta del Senado: “Mezquitas y lugares de culto han dejado de ser las “incubadoras” que pudieron ser en otro tiempo, ya que, en su día, se tomaron medidas apropiadas. Sin embargo, la islamización ha podido tomar otros rumbos”.

Olivier de Mazières, prefecto de Marsella, ciudad ultra sensible en el doble terreno de la delincuencia y el “multiculturalismo”, declara: “La radicalización potencialmente violenta se ha extendido por todo el territorio, en términos difíciles de controlar, y ha comenzado a infiltrarse en el sector público y en el sector privado”.

Sin existir estadísticas oficiales y definitivas, el informe realizado por cuenta del Senado acumula un largo rosario de síntomas.

Ha crecido el número de soldados que reclaman “atención” y “servicios” religiosos musulmanes. Continúa creciendo el número de imanes, pagados por el Estado, que imparten servicios religiosos regularmente.

En las escuelas de bomberos ha crecido el número de estudiantes que dicen no poder realizar determinados trabajos por razones religiosas: no “tocar” a mujeres, no poder trabajar los días de fiesta musulmana.

En los hospitales continúan creciendo los “problemas” de muy diversa índole entre pacientes musulmanes y los médicos. Aumenta el número de enfermeros y enfermeras de confesión musulmana.

En las escuelas, institutos y universidades, la presencia de estudiantes y familias musulmanas (importante en algunos barrios de París y las grandes ciudades de provincias) coincide con la “emergencia” de nuevos profesores que han descubierto la religión musulmana los últimos años.