La carta a sus familias de los niños atrapados en la cueva de Tailandias

Los menores escriben a sus familias misivas que les han llevado los buzos de la Marina

Actualizado:

Cuando se cumplen justo dos semanas desde que se quedaron atrapados, los niños de la cueva de Tham Luang han podido por fin comunicarse con sus padres. En cartas que han sacado los buzos de la Marina tailandesa, las fuerzas de élite conocidos como «Navy Seals», los doce muchachos y su entrenador de fútbol intentan calmar a sus familias transmitiéndoles un mensaje de fortaleza y esperanza y, sobre todo, su inmenso amor. «Mamá, papá, no os preocupéis por mí. Los Navy Seals se están preparando para llevarnos a comer pollo frito. Os quiero», dice uno de los chicos, apodado «Dom», en su misiva, difundida por la Marina de Tailandia en Facebook.

Los ánimos a la familia y la comida son dos de las constantes en los mensajes de los menores, que tienen entre 11 y 16 años y pertenecen al equipo de fútbol «Moo Pa» («Jabalíes») de Mae Sai. Cercana al «Triángulo Dorado», la frontera que el río Mekong dibuja con Birmania y Laos, esta apacible ciudad del norte de Tailandia ha visto rota su rutina por el angustioso rescate de los niños, que tiene al mundo en vilo por su peligrosidad. «Papá, mamá, hermano, tío… Os echo de menos a todos. Tranquilos, estoy contento en la cueva», dice otro de los chavales, Mick, de 13 años.