Michel Barnier, el negociador de la CE para el Brexit - REUTERS | Vídeo: Los escenarios del Brexit: leve, grave y apocalíptico

BrexitBruselas rechaza la propuesta británica para evitar una frontera restrictiva en Irlanda

Michel Barnier, el negociador de la CE para el Brexit ha rechazado el último plan de contingencia de May para evitar una frontera restrictiva en Irlanda

Corresopnsal en BruselasActualizado:

La Unión Europea ha rechazado la última propuesta británica para encajar la frontera entre la República de Irlanda y la provincia de Irlanda del Norte, pero el negociador jefe, Michel Barnier, no ha querido que ello acentúe la presión sobre la primera ministra Theresa May, a la que este ve todavía agobiada por las presiones de los partidarios del Brexit más traumático. En una comparecencia ayer, después de una semana de negociaciones y una vez que ya había recibido el jueves el último documento de Londres con las nuevas proposiciones, Barnier dijo que necesitaba «más clarificaciones» y en cierto modo dio a entender que la parte británica nada en la confusión sobre sus propios objetivos.

«Nosotros –dijo– pensamos siempre honestamente en las lineas rojas que plantean los “brexiters” más radicales como Boris Johnson. Me gustaría que los negociadores británicos las respetasen también. Y si quieren cambiarlas, ya les hemos dicho que estamos abiertos a ello en todo momento, pero estaría bien conocerlas». Barnier se refería al hecho de que el documento británico proponía mantener a todo el Reino Unido en el seno de la unión aduanera europea y no solamente a la provincia de Irlanda del Norte, aunque también sugería que Londres podría negociar sus propios acuerdos de libre comercio con países terceros y mantendría la opción de participar en las negociaciones de los que tramite en el futuro la UE.

La cuestión irlandesa sigue siendo una de las más difíciles de cuadrar en las negociaciones sobre el Brexit, puesto que se trata de evitar restablecer la frontera en el seno de la isla, cuyos habitantes quieren seguir transitando y comerciando sin trabas. Además, el Gobierno británico se comprometió a eliminar los controles fronterizos en el acuerdo de paz que selló el fin de la violencia en el Ulster.

Territorio aduanero

Europa propone mantener a la provincia británica en el seno del «territorio aduanero» europeo (el negociador comunitario utiliza un matiz importante, en lugar de unión aduanera) con una «convergencia normativa» con la UE, lo que obligaría a establecer entonces controles entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, hasta que se encuentre una solución mejor cuando se fijen las modalidades de la relación futura. El propio Barnier ha viajado a la zona para hablar con los habitantes de los dos países, que le han dicho sin fisuras que no quieren volver a estar separados por una frontera. «Se trata de una propuesta excepcional para una situación excepcional» repitió ayer Barnier, al tiempo que explicaba que «eso no se puede aplicar a todo el territorio británico» porque sería equivalente a una participación «a la carta» en el mercado único, que es una de las líneas rojas de los europeos. Pero también volvió a advertir que la cuestión irlandesa «debe resolverse antes del otoño» cuando ha de estar finalizado el tratado que regulará el divorcio, de modo que haya tiempo para la cadena de ratificaciones antes de que se produzca la inexorable desconexión en marzo de 2019. Es decir, que sin acuerdo sobre Irlanda no habrá acuerdo sobre nada.

La víspera, Barnier había respondido ya en las redes sociales con un mensaje que no tenía más que tres interrogantes seguidos, en lo que ya se había interpretado como una señal de estupor. Por ello ayer terminó su alocución con un mensaje devastador: «En todas las propuestas que nos hacen hay siempre un fondo de continuidad con el estatus quo, algo que es paradójico teniendo en cuenta que han decidido abandonarlo. Quieren mantener todas las ventajas, pero sin respetar el marco de decisión común» y en este caso «se necesita más realismo para entender lo que es posible y lo que no lo es».